El número diez en el tarot

El número diez en el tarot

 

El número diez en el tarot y su importancia en la baraja

El número diez en el tarot podría entenderse como un final, un cierre…pero esto es lo que acabamos de decir que significan las cartas número 9, entonces, ¿qué es el diez?.
No es ni el principio ni el final, es un punto de quiebre que bien puede ser un final de ciclo pero a la vez el inicio de uno nuevo, es una transición entre un final y un comienzo a un orden superior de las cosas. En la propia escala numérica vemos esto, el número diez es el comienzo de un nuevo orden entero de los números, y la culminación de los números que le preceden que ya no serán más unitarios de allí en adelante, hasta el infinito. Es el inicio entonces de una serie de números compuestos, pues el el primero número de dos cifras que conocemos  y el final de una sucesión unitaria e individual de números. Así entonces, se establece su dualidad de transición, entre algo que finaliza y algo que comienza.

Todos los sistemas de numeración de base diez de la existencia, desde tiempos antiguos como el hebreo y el sistema griego, utiliza el número diez como esta transición natural entre los números que vienen antes hacia los números que vienen después. Una mirada a los valores numéricos asignados al hebreo y letras griegas muestran que las cartas se dan los valores de uno a diez, a continuación, el aumento en decenas, luego a un aumento de 100,  100 a 1000 y así sucesivamente. La numeración de las decenas es natural para nosotros ya que nos dieron las diez dedos que son bastante útiles para sumar y restar. Tienes que volver a utilizar los dedos cuando llegas a diez, por lo que comienza un nuevo “orden”. Así que diez representa “integridad de orden”. Simboliza un ciclo ha terminado y todo está donde tiene que estar. Como tal, representa la perfección del orden divino.

Diez es uno de los números perfectos, y significa la perfección del Divino orden, comenzando, como lo hace, una serie totalmente nueva de números. La primera década es el representante de todo el sistema de numeración, y se origina el sistema de cálculo llamado ‘decimales,’ porque todo el sistema de numeración se compone de tantas decenas, de los cuales el primero es un tipo de la totalidad.
El número diez es significativo en varias religiones y culturas del mundo. Buda es poseedor de diez estados nobles, diez poderes, comprende diez caminos del karma y está dotado con diez atributos, así como hay diez lazos que atan a los seres al Samsära (algo similar al infierno, en contraposición al Nirvana, algo similar al paraíso)
En el Imperio Otomano, el aura del legendario sultán Solimán el Magnífico  se mejoró porque era el décimo hijo de la décima generación de su dinastía.
En el judaísmo hay uno de los usos más antiguos y evidentes del número diez en las escrituras: los Diez Mandamientos.
Tanto los griegos y hebreos celebraron al diez como el número perfecto. Pitágoras consideró que diez comprende todas las proporciones aritméticas y armónicas, y los Pitagóricos creían que los cuerpos celestes se dividieron en diez órdenes.
Según la Cábala, hay diez emanaciones de los números de la nada. Las emanaciones forman los diez Sephiroth del Árbol de la Vida, que contiene todo el conocimiento y muestra el camino de regreso a Dios. Asociado con Malkuth en el árbol de la vida, es el número de la manifestación, el único número que se corresponde con el mundo material a través del cual experimentamos la vida, en esta asociación, que se considera como 3 + 3 + 3 + 1 – el uno esfera en el reino de la Tierra. Diez es considerado un número mágico, producido por la adición de los cuatro primeros números, 1 + 2 + 3 + 4, importante en la filosofía de Pitágoras y la alquimia.

Por lo tanto, ¿qué hacer cuando has hecho todo lo que puedes hacer en una cosa pero aún tiene que empezar otra cosa? Sentarte de brazos cruzados y girar los pulgares, supongo. Es por eso que en realidad no hay una gran cantidad de energía en las decenas. Son una especie de estancamiento y necesitan el impulso de un As (o el mago, cuyo número es el 1 en los arcanos mayores) para desbloquear la situación. En cierto modo, encarnan el aspecto cero de El Loco, un tiempo sin dirección definida. Si bien no hay vuelta atrás, en realidad no es un adelanto para ir hacia el momento siguiente tampoco. Así, el deambular sin rumbo del Loco encaja con el cero de este número diez.

El número diez en el tarotDiez es el número de la Rueda de la Fortuna en los Arcanos Mayores y si alguna vez hubo un comodín, aparte del Loco, ésta es la carta. Casi cualquier cosa puede suceder con la rueda, bueno y malo e indiferente. Todo es cuestión de cambio, sólo un poco tiene que rodar con cualquier cosa que suceda para ver donde el próximo As se presentará. Pero al igual que las decenas son una combinación única de tierra y éter, así en la una rueda se ve un núcleo estable o eje en torno al que gira la rueda. En la vida, también, hay cosas que permanecen inalterables incluso mientras hay un ciclo de otras cosas a través de sus cambios. Como tal, las decenas son realmente acerca de cómo estos cambios pueden afectarnos a nosotros y cómo podemos enfocarlos mejor. Siempre hay un eje estable que gira la rueda, y la hace moverse entre dos dualidades: Cosas buenas y malas, ciclos buenos y malos, buenos tiempos o malos, buena o mala suerte…todo el tiempo está girando y tanto estás arriba como abajo, a pesar de tus esfuerzos, tus intereses o tus deseos. Tú sólo puedes aceptar la posición en que la rueda te deposita: Abajo o arriba y aprender a vivir, aceptar, asumir o disfrutar el cilco que te toca vivir, a sabiendas que se repetirá incesantemente este patrón.
Me recuerda siempre a una vieja canción inglesa:
“La vida es una interminable sucesión de olas…estás feliz…estás triste…y no aprecias los buenos momentos.”
La misión del diez, de la rueda, es que valores los buenos tiempos, que seguramente los has tenido, los tienes ahora o los tendrás, porque el pasaje por la parte baja de la ruda será inevitable en su momento.

El número diez en el tarotEl Diez de espadas. Waoh. qué carta. Esta tarjeta tiene sin lugar a dudas un gráfico  simplemente sin sutilezas cuando aparece. Las personas se quedan aterradas, y ciertamente es exagerada esa sensación de muerte que muestra la figura.
El palo de espada nos dice que el tema es una cuestión de pensar, de comunicarse y acciones basadas en esos pensamientos y un eje intelectual y esta carta dice que el tema está muerto. Tú has hecho lo más que podías con él y es más que suficiente, ya nada más se puede hacer. Pese a la gráfica de la carta, trata de recordar que las espadas no representan la muerte literal, sino el fin de una forma particular de pensar, un tema o una conversación particular. Dependerá de que otras cartas aparezcan en la lectura, puede anunciar el fin de una relación, una traición o simplemente en muchos casos, esta tarjeta puede mostrar el final de la preocupación, y en ese aspecto puede ser un alivio. La ansiedad delirante ocurrida en el nueve de espadas se realiza completamente en el diez y se “entrega el alma” por así decirlo en la fuente de la preocupación. Tú has hecho básicamente todo lo que has podido, has dicho todo lo que se pudo decir, y ahora ya no hay más que hacer. Una relación tortuosa y enfermiza, en la que vivimos obstinados, sufrientes, dominados por el tenor a que se pierda, finalmente se ha perdido y esto constituye finalmente un alivio, ya no habrá más preocupaciones en torno dee ello, ya no vendrá más dolor ni angustia de esa fuente.
El aspecto de transición de los diez se ve en varios signos y símbolos en esta carta: En la mayoría de las versiones de Rider Waite está amaneciendo a la distancia por lo que señala que, si bien esta cuestión ha muerto, puede haber esperanza y un nuevo comienzo. La mano del hombre muerto se plantea en el mismo signo de bendición como la mano del Papa o Hierofante, por lo que existe la sensación de que este final es una bendición, aunque quizás en el encubrimiento. A menudo, nuestras mentes se niegan a dejar de lado viejos patrones de pensamiento y algunos son muy obstinados en la necesidad de ganar una discusión, por lo que esta carta muestra realmente la consecuencia de aferrarse fuertemente a las ideas caducas y persistir en la terquedad.

El número diez en el tarotEl Diez de Copas es todo alegría y felicidad, a menudo con la escena idílica de una familia reunida en el calor y el amor y la felicidad con un arco iris arco sobre ellos como una promesa de bendición continua.  Esta carta es representativa de esos momentos de oro en la vida cuando simplemente no hay nada mejor que esto. Estos momentos realmente se sienten como si quisiéramos embotellar la luz del sol para que nos dure más tiempo de lo que dura en realidad. Es la fotografía perfecta que quisiéramos conservar para siempre, sabiendo que no será así in eternum, porque no es así la vida y los diez son el alma de lo transitorio y están destinados a ser una parada de descanso, no un destino.
Mientras que el Diez de Espadas a menudo surge de la resistencia al cambio, el Diez de Copas muestra un tipo de resistencia también. Cuando las cosas se sienten tan buenas, tan bien, uno es reacio a arreglar lo que no está roto, a arruinar la perfección, o te atreves a hacer un movimiento y perder esta gloriosa sensación? Pero el arco iris sólo dura cierto tiempo. Con el tiempo, las nubes de tormenta se reunirán de nuevo y la vida no se sentirá tan grande. A veces esta carta aparece en una lectura para decir: “Este es lo mejor que va a ser.” A este respecto, si tenías esperanzas futuras de algo para mejorar o desarrollar algo más, esta carta dice algo así como… “no, eso es todo. Esto es todo lo bueno que se va a conseguir.”
También puede señalar que los tiempos de tormenta en una relación o situación han terminado, al menos por ahora, que todo está bien de nuevo y se pueden mover desde aquí juntos.
No suelo ver esta tarjeta como que representa literalmente el matrimonio, aunque puede simbolizar el final de la fase de cortejo y pasar al siguiente nivel, así como cuando sale invertida tampoco es que sí o sí un matrimonio o relación se va a romper, puede que sí, hay cierta verdad en ello, pero es una separación más amable, como que la relación ha llegado a su conclusión natural y todo el mundo está de acuerdo con eso. Nadie tiene el corazón roto o está de duelo, eso creo está bastante bien para un final.

El número diez en el tarotEl Diez de bastos transmite una gran pesadez. A diferencia del Diez de espadas, que muestra al menos el alivio de un estado mental después de tanto pensar y batallar, el Diez de Bastos indica la resistencia al cambio en cuanto a las responsabilidades. Vienen momentos en la vida en que uno debe reconocer las propias limitaciones. Tal vez tú te has sobre exigido para poder hacer malabares con dos trabajos, la crianza de los hijos, y siendo a la vez presidente de un club de tu barrio, pero en realidad todo junto llegó a ser demasiado. Estás cansado, estás dolorido, y tu cabeza está tan enterrada en tus responsabilidades diarias no puedes ver nada ni a nadie. Es posible que tengas un sentido hiperactivo de compromiso que no te permitirá dejar ir las cosas, a renunciar y  esto te conduce a seguir y seguir a pesar de que tu salud y tus relaciones están sufriendo.
Como diez, esta señal dice  de la tarjeta que algo se va a romper, algo va a poner fin a esta locura, y si tú no eliges a poner algunas de esas pesadas varas de madera en el suelo para aliviar tu espalda, algo sucederá que te que le obligará a hacerlo.
Siempre me llamó la atención la forma en que la cara de la figura está enterrada en la pila de varas …Es como si esta persona piensa que es la única persona que puede hacer lo que sea que hace y el mundo simplemente se derrumbará si no lo hace. No. El mundo no va a derrumbarse pero lo más probable es que va a ser el colapso para la propia persona. Aunque la carta a menudo parece estar diciendo, “Aguanta, que estás casi allí,” yo lo veo más a menudo que muestra a una persona que pone demasiado en sus propios hombros y eso le hace perder el foco en lo que es verdaderamente importante. Por lo tanto, cuando finalmente se libera de su carga, de una manera u otra, se encuentra con una sensación de libertad y está abierto a ser inspirado creativamente en una nueva dirección.

El número diez en el tarotEl Diez de Oros, al igual que el Diez de Copas, muestra una escena de la alegría y felicidad, pero éste diez se basa más en las comodidades materiales de la vida en lugar de un alto sentir emocional y como tales es menos fugaz que la felicidad emocional, aunque no del todo seguro tampoco que vaya a durar eternamente este sentirse bien materialmente.
Ya que como hemos visto en la progresión de los números del palo de oros, la riqueza puede ser ganada o perdida de repente, dependiendo de las circunstancias y de tus propias decisiones.
Este diez se centra más en llegar a un lugar de la vida en el que te hayas establecido de tal manera que ahora puede empezar a iniciar nuevos proyectos, compartir tu riqueza, conectar con otros para ayudarles a empezar a trabajar en algo nuevo. Tener en abundancia y ser  a cusa de ello, proveedor para otros, a diferencia del 9 en que también se tiene, pero de momento es para sí  mismo.
Aquí, con esta carta te puedes relajar durante un tiempo, pero tal vez usted puede mirar a formas de usar lo que tienes, la gente lo vea. Al igual que con el Diez de Copas, también esta carta te puede decir que has alcanzado  el punto máximo de un trabajo en particular, empresa o proyecto. Es probable que no veamos mucho más aumentos de ganancia en tu negocio o de tu sueldo en tu trabajo actual. Si bien puede ser un muy buen augurio para los planes futuros, cuando se ve en el presente indica que algo ha alcanzado su potencial y otras semillas deben ser plantadas otra vez para el nuevo crecimiento.  Se ha llegado al tope y este tope es sin dudas muy bueno, excelente, pero no saldrá más jugo de ese fruto, hay que plantar otros.

Los diez pueden indicar terminaciones o límites, pero también mostrar un nuevo comienzo también. Es un momento de detenimiento y de transición, ya sea que este momento sea para ti de dolor,  felicidad,  alegría, prosperidad material o alguna combinación de los mismos. Esto es “el tiempo entre”, el intervalo y a veces se puede sentir algo un cierto vacío al pasar de una fase o ciclo al siguiente, pero este tiempo es esencial para orientarnos, para un respiro y reflexionar sobre el ciclo anterior. Nunca se sabe cuándo el próximo As inesperado saldrá de las nubes tendiendo su mano con una oferta, ni cuando la rueda nos llevará inexorablemente hacia abajo, por lo que  harás de utilizar este tiempo “diez” sabiamente antes de subir o cambiar de nivel a la siguiente fase de tu viaje.

Opt In Image
HAZ AHORA TU LECTURA DE TAROT DEL TRABAJO GRATIS DE TIZIANA
Recibe orientación para tu situación laboral

 

Compartir
Mi nombre es Tiziana Prado y me gusta ayudar a las personas de la mejor forma en que puedo, tengo un blog gratuito: comotenersuerte.com y aquí ofrezco información específica sobre Tarot y mis lecturas de cartas para ayudarte a mejorar y orientar tu vida.

SIN COMENTARIOS

Dejar respuesta