El Arquetipo de la Madre: La Emperatriz y las 4 reinas de la baraja

el arquetipo de la madre

Continuando con los arquetipos básicos de Jung y sus correspondientes cartas del Tarot, ha llegado el momento de analizar el Arquetipo de la Madre, cuya imagen se puede ver en la carta de La Emperatriz, pero también en las reinas de cada uno de los palos.

Muy bien, la Emperatriz es la típica y natural asociación con el Arquetipo de la Madre de Jung, en todo sentido y aspecto.

Hay quienes sostienen que es tan madre la Emperatriz, que incluso está embarazada en la figura, pero en la gráfica esto no se observa de manera clara… ¿Tiene realmente una panza de embarazada?

En las gráficas del tarot Rider que utilizamos aquí, no parece observarse este estado de gravidez, su vestido suelto acaso lo disimula y quizá sí pudiera observarse en la gráfica de la Emperatriz del Tarot de Marsella, en donde su vientre parece algo más abultado.

Les recuerdo que nuestro tarot Rider es una evolución del tarot de Marsella, se actualizaron los dibujos de los Arcanos Mayores, colocando escenarios (en el Marsella solo se observaba la figura humana, sin fondo de escena) y se crearon escenas para los arcanos Menores, que en el Marsella solo eran los palos tal cual la baraja española.

Pero en cada edición del tarot Rider, hay cambios y diferencias, y así, en la baraja que yo uso, la que utilizo para hacer las lecturas, vemos diferencias: El recorte de la imagen en mis cartas parece más cercano, y no se observa el río ni tan detallado el frondoso bosque que tiene en realidad la imagen, así como por ejemplo en una gráfica la Emperatriz sostiene un escudo entre sus manos, y la otra imagen ese escudo está a un costado, a sus pies.

Estas diferencias no son vitales, los elementos son los mismos, pero deben tener en cuenta que existen estas diferencias y a veces las cartas son ligeramente diferentes entre una edición del tarot Rider y otra.

Aquí vemos mi carta primero, luego otra Emperatriz Rider de otra edición y por último la antigua Emperatriz del Tarot de Marsella, en donde parece estar embarazada:

 

La imagen de la carta de la Emperatriz muestra a una mujer (¿embarazada?) sentada en un campo, con un frondoso bosque verde y un río que fluye al fondo. El banco en el que se sienta tiene cojines de terciopelo y su vestido tiene motivos de la granada.
Entonces, podemos ver que esta Emperatriz está rodeada de mucha naturaleza, mucha comida en ese trigo a sus pies, ¡seguro que le gustan las cosas bonitas!

EL ARQUETIPO DE LA MADRE

El Arquetipo de la Madre se refiere esencialmente a la personificación de las cualidades de una Madre, o una persona parecida a una Madre. Normalmente, esto se refiere a una mujer que es muy cariñosa, amable y protectora. También es muy buena cocinera y ama de casa. A menudo se la describe como alguien a quien le gustan las cosas buenas y agradables a su alrededor, aprecia la belleza y disfruta de la naturaleza y es en extremo creativa.

EL ARQUETIPO DE LA MADRE QUE NOS RODEA

Miren a su alrededor en películas y libros. La mayoría de la literatura y el arte, y por supuesto, los mitos, generalmente describen a las Madres como mujeres cálidas y amorosas que crían y cuidan a sus hijos. Incluso la Naturaleza se conoce como “Madre Naturaleza”, porque Ella es la Madre Tierra nutritiva, que nos da toda la generosidad de la que gozamos durante nuestras vidas.

Otra madre de la mitología es Deméter, la madre de Perséfone, que era la diosa de los granos. Ceres era la diosa romana de los cereales (la palabra «cereal» en realidad se deriva de su nombre). De manera similar, Isis era la Diosa Madre en la mitología egipcia antigua.
De hecho, la palabra ‘Madre’ es también una versión anglicanizada de la palabra latina ‘Magna Mater’, que era el título romano de la Diosa Cibeles.

EL ARQUETIPO DE LA MADRE EN EL TAROT

LA CARTA DE LA EMPERATRIZ

Ahora, si volvemos a mirar la imagen de la carta Emperatriz, podemos ver fácilmente cómo es la representación del arquetipo de la Madre en el Tarot.

Lleva una corona de 12 estrellas, cada una de las cuales representa un signo del zodíaco. En su cuello, usa 7 perlas, que representan los 7 planetas principales en Astrología (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno y Urano). Ella se sienta rodeada de cultivos en crecimiento. Detrás de ella hay un bosque verde y exuberante, con un río caudaloso que fluye libre.

Todo esto se combina para mostrarnos a una dama que gobierna las estrellas y los planetas, y todas las cosas en crecimiento. Las emociones corren llenas y libres (como el río) cuando ella está cerca.

La Emperatriz se sienta en un banco que tiene unos cojines muy bonitos. El glifo astrológico de Venus se puede encontrar en la decoración del banco. Venus es la diosa del amor. Venus también se asocia con el amor por las cosas bellas, el arte y la creatividad.

El vestido de la Emperatriz tiene granadas. Las granadas se relacionan con la historia de Perséfone y, por lo tanto, están asociadas con la fertilidad y el cambio de estaciones.

Las otras madres arquetípicas

Las reinas de los Arcanos menores

Más que de la Emperatriz, cuya asociación con la madre es evidente, me interesa hablarles aquí de las otras madres arquetípicas que podemos encontrar en la baraja, tales como son las reinas de los 4 palos.

Podríamos incluir las sotas, naturalmente, como madres jóvenes que bien pudieran serlo, pero esta maternidad está mejor representada en las reinas, pues se asemejan más en todo a la madre arquetípica de la Emperatriz.

Las Reinas – Madres del tarot

Las 4 reinas son como divisiones, facetas, de la gran madre arquetípica de la Emperatriz, que reúne en ella todo, ella tiene una personalidad que engloba las 4 personalidad diferentes de las 4 reinas, la Emperatriz pude ser madre oro, madre copas, madre espadas y madre bastos, todo a la vez, en cambio cada reina resalta un aspecto, una personalidad, un temperamento y una forma de ser…todas son madres y excelentes, por supuesto, pero cada una lo hace y lo lleva a su manera, con sus virtudes y defectos.

Está de más decir que la carta al derecho de cada reina representa sus virtudes, y la carta invertida sus defectos.

Virtudes maternales de las Reinas en el tarot

La Reina-Madre de Oros

el arquetipo de la madre

De las 4 reinas, está es la más madre, la “madraza” y la que más se acerca al arquetipo ideal de la Gran Madre Emperatriz. Todas las reinas son buenas madres, pero la de oros es “LA” madre, no solo en prodigar afecto, sino principalmente en nutrir, asistir y proteger a sus hijos.

La reina de oros busca, centralmente, que su casa sea un verdadero hogar, lleno de amor y que nada material falte en él. Es la reina que más pensará y luchará por la economía, ella necesita dar el alimento a sus hijos y si bien lo hace con el afecto y el amor, no es tan diestra emocionalmente, no es tan expresiva y compensa todo ello con lo material.

La Reina de oros es la madre que tendrá dos o tres trabajos, si es necesario, con tal que en su casa nada falte ni a sus hijos, siempre está cubriendo las necesidades de su prole, las materiales como el alimento en primer lugar.

Si tiene un ex marido, luchará principalmente para que pague la cuota alimentaria.

Es una madre muy hogareña, que gusta de estar en su casa, que sale poco y es muy protectora de sus hijos, lista a defenderlos y cuidarlos.
Siempre tiene un dinero para sus hijos y cuando tenga nietos, será la típica abuela que pasa bajo la manga unos dinerillos para sus caprichos.

Ella quiere que sus hijos aseguren el porvenir, sea trabajando o estudiando, le importa mucho ese futuro en el aspecto material de existencia….para ella el amor es importante, pero en última instancia “el amor va y viene”, su hijo/a se podrá recuperar de un fracaso amoroso, pero teme mucho a un fracaso material, de modo que les insistirá para estudiar, para ”ser alguien”, para ser buenos en lo que hacen, que maximicen la excelencia.
Seguramente cuando tú te marches a hacer tu propia vida, tu madre reina de oros te llamará por teléfono y lo primero que preguntará es: “Cómo estás hija…tienes dinero? ¿Como va el trabajo?”

Podemos asociar la reina de oros con aquellas madres del elemento Tierra del zodíaco, es decir, las madres de Tauro, Virgo y Capricornio.

La Reina-Madre de Copas

el arquetipo de la madre

Esta es un poco la contracara, lo opuesto a la reina de oros. Es una grandísima madre sin dudas y su fuerte es el amor, el afecto, las emociones y el cariño. Ella nutre a sus hijos en el plano emocional y afectivo, un terreno que le es algo más difícil a la no tan expresiva reina de oros.

La reina de copas educa y asiste con el afecto. Para ella el amor lo es todo y si brinda amor a sus hijos, cree que crecerán sanos, enteros, fuertes, con gran capacidad emocional para sobrellevar la vida.

Es la más cariñosa de todas las reinas, la que besa y abraza, la que más dialoga con sus hijos y les enseña a exteriorizar sus emociones, pero también a controlarlas, ya que para ella el éxito de la vida solo se logra controlando las emociones y utilizando “inteligencia emocional”

Esta madre por supuesto querrá que sus hijos estén bien económicamente, pero le importa más que sean felices, ya que para ella todo el dinero del mundo no compra la felicidad.
Ella les insistirá de estudiar y ser alguien, pero con mucha libertad, porque desea que sus hijos sean lo que quieran ser. ¿Quieren ser ingenieros? Perfecto. ¿Quieren ser artesanos? ¿Músicos? ¿Médicos? ¿Artistas circenses? ¡Perfecto, lo que les haga felices hijos! -Dirá ella.

Si tiene un ex marido, luchará no por la cuota alimentaria, sino porque el padre visite a sus hijos y tenga una relación constante y amorosa con ellos.

Cuando te marches de su casa, te llamará por teléfono y preguntará cómo estás y cómo te sientes…40 minutos después de charla recién preguntará por tu trabajo o si tienes dinero, para ella lo central es que estés feliz, que te hayas arreglado con esa amiga, que no pelees con tu pareja, que estés disfrutando lo que haces, desea saber que vives tan feliz como puedes.

Cuando sea abuela será todo amor con sus nietos, les abrazará y besará hasta la saciedad, ella les contará los cuentos, les columpiará en el parque y les hará cosquillas, haciéndoles caballito sobre sus rodillas.

Podemos asociar la reina de copas al elemento de agua en el zodíaco, aquellas madres de Cáncer, Escorpio y Piscis.

La Reina-Madre de Espadas

el arquetipo de la madre

Cada reina tiene su virtud y su punto fuerte, y la reina de espadas lo tiene en ser la más inteligente de todas las reinas. ¡No es que las otras no lo sean, por favor! Que lo son y mucho, pero la sagaz reina de espadas las supera, no hay nadie tan inteligente como ella, tan capaz desde lo intelectual, su poder de pensamiento, su lógica y su razón no tienen comparación. Además, a esta reina no le puedes mentir y engañar, ya que siempre va un paso delante de ti.

Es la menos emocional y la menos expresiva de las cuatro reinas-madre, y ese es su punto débil, pero no es que no sienta o no tenga amor, sino que le cuesta expresarlo…ella relaciona lo emocional con la debilidad y todo lo que quiere en la vida para sus hijos es que sean fuertes para afrontar la vida.

Esta reina tiene un concepto más dual de la vida, más duro también… sabe que es maravillosa y llena de cosas hermosas, de belleza y de cosas buenas, pero también sabe de sus durezas, que la vida puede golpearte de buenas a primeras y que lo hará sin dudas, por tanto, su misión es hacerte resistente para sobrellevar la existencia.

Un chiste que circula sobre la reina de espadas dice que, para ella en su casa, “los hombres no lloran…y las mujeres tampoco!” pero es un chascarrillo, naturalmente, ya que no es tan dura y fría como la pintan, ella ama y siente, su mundo afectivo e interior es vasto y rico, pero lo oculta, cuesta llegar a él y a ella misma expresarlo. Así, cuando tu madre-reina de espadas te besa y te abraza, tómalo como un verdadero privilegio y un regalo.

Esta madre de espadas prioriza el conocimiento, lo intelectual, para ella el secreto y el poder de la vida, el control sobre ella y sobre los demás, estriba en el saber, en el conocimiento. Por supuesto que para ella “el saber no ocupa lugar”, y buscará que tengas siempre más lugar que hacerle. Es posible que sea una madre culta, refinada, con muchos libros leídos y horas de cine independiente.

Ella querrá que estudies, que seas el mejor en lo que haces. Quizá no le importan los títulos, no quiere que seas médico o ingeniero espacial, puedes ser luthier de instrumentos, zapatero, gimnasta o biólogo, lo que quieras, pero que en eso que hagas, seas el mejor.

Insistirá en que te perfecciones, que tomes cursos y que practiques, practiques, practiques. Para ella está muy bien gastado el dinero que sea para cursos y capacitaciones, ella te buscará el mejor maestro que pueda pagar y estará encima de tus progresos.

Así como la reina de copas busca que vivas con inteligencia emocional, la reina de espadas busca que vivas solo con inteligencia, una inteligencia basada en la razón y la lógica, que puedas resolver el rompecabezas de tu vida aplicando siempre la razón…es una postura dura, pero muy acertada en la mayoría de los casos.

Como madre separada, actuará con lógica y querrá que se cumpla la ley en todo sentido: que el padre pague la cuota (será la primera en poner abogados) y que tenga contacto y presencia con ellos. Las cosas como deben ser.

Cuando te vayas de su casa, ella llamará preguntando sin meterse demasiado en los espinosos temas emocionales, pero querrá saber qué nueva capacitación hiciste, qué aprendiste de nuevo, te incitará a que viajes y conozcas, te pasará un link para ese curso gratis de cocina o para aprender a reparar ordenadores.

Y cuando sea abuela, pagará a sus nietos el curso de idiomas, les ensañará a coser, a cocinar, les llevará al cine y les regalará libros, los educará y les expandirá la mente con un mundo de conocimientos y sapiencias. Nada hará más orgullosa a esta abuela que su nieto toque el violín para las visitas o recite las tablas de multiplicar de corrido.

Podemos asociar a nuestra reina de espadas al elemento aire del zodíaco, aquellas madres de los signos de Acuario, Géminis y Libra.

La reina-Madre de Bastos

el arquetipo de la madre

La reina de bastos es la más divertida, aventurera, hacedora y cómplice de sus hijos, la más amistosa, aunque también la más vehemente, la más enojona y explosiva.

Esta reina madre busca que sus hijos disfruten de la vida, que gocen, que tengan el valor de animarse, que persigan sus sueños y los realicen, ella los animará desde el primer momento a “ser”, y no tendrá tan en cuenta el “tener”.

Es la más autosuficiente de las reinas, la que mejor se arregla si es madre soltera o si está separada, se las apaña muy bien por sí misma. Ella tendrá el teléfono en una mano hablando con la directora de la escuela y con la otra coserá ese botón flojo del uniforme, al tiempo que la comida está en marcha.

Ella todo lo lleva en su mente, no toma notas ni hace un Excel para las cosas, su agenda es mental y por tanto es un poco acelerada, con tanto por hacer y recordar, desde llamar al mecánico por la avería del coche hasta, hacer la transferencia bancaria o hablar con la vecina sobre ese rosal tan bonito que ella también quiere tener.

Esta madre prioriza la aventura y la risa, es muy divertida e imaginativa, puede contar los mejores cuentos inventados o subir a todos al coche para buscar un helado a cualquier hora de la noche.

Ella educa desde la experiencia de vida personal, para esta reina la experiencia personal es valiosa, intransferible también y si bien aconsejará con base en sus propias vivencias, no ahogará a sus hijos con sus experiencias, con “yo sé lo que te digo”, sino que permitirá que ellos vivan y experimenten, y así saquen sus conclusiones.

No es particularmente emocional…es decir, puede abrazarte y besarte todo un día, para luego quizá no darte un beso por un mes entero, pero sí es sensitiva, receptiva, a ella puedes irle con un problema que siempre escuchará, y más aún, te ayudará a solucionarlo o hará lo imposible por lograrlo.

Esta madre te alentará a vivir, a descubrir, a experimentar, a viajar y a hacer cosas, mientras más, mejor. Es en este sentido una combinación de todas las reinas y aplicará un poco de todo, le dará importancia justa a lo material, a lo racional y a lo emocional, pero está más cerca de la reina de copas y sus emociones, que de las otras dos reinas, más “frías” a su entender y puesta a elegir, preferirá que seas feliz, antes que tengas cosas, ya sea dinero, fama o éxito, pues estas cosas tienen sentido si te hacen feliz.

Es, de todas las madres, quizá la más inestable e imprevisible, puede estar riendo y haciendo cosas un momento para estar furiosa y callada al siguiente, siempre sus impulsos la guían y manejan y quizá debes ver siempre cuando es el momento correcto para tratar con ella, para pedirle algo, o para darle cualquier noticia.

Es una madre que siempre te hará reír, pero no quieres despertar su enojo, ya que es explosiva…una explosividad que aplica a todo y muy bien muchas veces, ya que un momento puedes estar tranquilamente en casa mirando Netflix con ella y media hora después haciendo los bolsos y cargando el coche para ir de campamento porque se le acaba de ocurrir que será muy divertido.

Y de camino a ese campamento, si se avería un neumático, ella misma lo cambiará…en cambio la reina de oros llamará al auxilio mecánico, la reina de copas luego de una mini crisis de angustia pedirá a alguien que lo cambie por ella y la reina de espadas analizará con lógica: ¿Puedo hacerlo? SI. Entonces lo hago. ¿No puedo hacerlo? Entonces llamo al seguro o la persona indicada y correcta sobre esa tierra que me resuelva esto… ¡lógico!

La reina de bastos además te enseñará a conducir el coche en el camino y te contará mil historias de campamento y te dará muchos tips valiosos para tus viajes.

Como madre separada, buscará que el padre cumpla en todo lo que pueda, pero a la par la tiene un poco sin cuidado, ya que ella puede sola con todo, puede hacer de madre y de padre. No obstante, sabe que como experiencia de vida el padre debe estar presente con sus hijos y es de todas las reinas, la que quizá mejor relación tenga con su ex, ya que trata de mantener buenas relaciones cordiales siempre.

Cuando te vayas de su casa, la reina madre de bastos no te llamará tan a menudo, te dejará vivir en paz, sin entrometerse, y cuando te telefonee, querrá saber qué cosas nuevas has hecho, que viajes tienes planeados, no se meterá en temas íntimos a menos que tú los pongas sobre el tapete, tocará muy suavemente y con sutileza el tema económico para ver cómo estás (y ayudarte si te hace falta dinero).
Es una madre generosa, muy generosa, pero también algo egoísta, ella sigue siendo una joven sota en el fondo de su alma y la vida de sus hijos es muy importante, pero la suya propia también.

Así, será la abuela más liberal, a la vez que con la que menos puedas contar quizá, ya que ella siempre estará haciendo cosas, parando poco en casa, estará en un viaje, o haciendo cosas en la calle, cursos, juntadas con sus amigas…cuando logres “engancharla” será una abuela súper divertida, ella deja que sus nietos pateen el balón, les enseñará a ejecutar penaltis (y a contenerlos en la portería) y nunca se aburrirán juntos y ten por seguro que dejará huella en sus mentes y en sus corazones.

Podemos asociar la reina madre de bastos con el elemento de Fuego en el zodíaco, aquellas madres de Aries, Leo y Sagitario.

Los defectos de la Madre Emperatriz y las madres reinas de los palos

Bien, resumiré los defectos más evidentes de estas cartas-madres, pues nunca es grato hablar de las cosas negativas.

Cuando la carta de la emperatriz sale al revés, estamos ante la versión “mala madre” y quizá el principal defecto del que adolezca es que se centra en sí misma antes que en sus hijos. Esto no es gratis ni es tan condenable tampoco, ya que no lo hace por ser mala, sino impulsada por una necesidad.

Se ha dejado tanto de lado a sí misma, priorizando siempre a los demás, anteponiendo a todos, colocándose a sí misma al final de la lista, que necesita recuperar las riendas y el control sobre su propia vida, y lo hace con vehemencia, pasando de ser una madre muy presente y dedicada, a una más ausente, despreocupada y desatenta.

Puede resumir en ella los defectos de las 4 reinas, todos juntos, ser asfixiante, controladora, egoísta y muy fría desde lo emocional, al tiempo que está tan débil, tan maltrecha, que poco o nada puede contarse con ella, porque ni siquiera ella misma puede contar consigo.

En el caso de la reina de oros invertida, toda la protección se ha vuelto ahora sobreprotección, puede asfixiar y limitar a sus hijos, se ha vuelto en exceso materialista, si tienes un problema se quejará primero del gasto de dinero que el problema suponga, y puede ser sumamente distante y fría, y como todas las demás figuras, priorizarse a sí misma y volverse egoísta.
No será una madre violenta, pero sí una “come cocos”, taladrará tu cabeza, te manejará con la culpa y no se preocupará en ocultar sus emociones, tal vez no hable, pero en su cara estará todo.

La reina de copas, en tanto, tendrá descontroladas sus emociones, será una madre distraída, ajena a los problemas, indiferente, que cada uno se apañe como pueda, dirá, que yo a duras penas puedo conmigo.
Para sus hijos será frecuente ver a esta madre llorando, triste, deprimida, muy ausente desde lo emocional. No será violenta, no discutirá, no regañará a sus hijos…no…estará.

La reina de espadas pasará de la lógica y la razón, al control y la manipulación. Ella puede que sea la más violenta de todas las reinas, capaz de violencia verbal y también física, ya que para ella “la letra con sangre entra”, y es capaz de una refinada violencia psicológica.
Si antes, de por sí, no era muy emocional, ahora con la carta al revés es la reina del hielo afectivo, nada la conmueve, se ha convertido en una piedra y si tiene sentimientos, no son agradables ni positivos.

La reina de bastos será la más egoísta de todas, ella estará primero. Tomará decisiones equivocadas y hará actos de todo calibre. Puede ser también violenta, muy explosiva, aunque mas del tipo verbal que físico, es posible que no lance golpes, pero sus palabras serán lava incandescente.
Puede ausentarse del hogar tras una aventura cualquiera o gastar el poco dinero que hay en un capricho o en bares donde ahogar las penas.

Hay mucho más, desde luego, que podemos escribir aquí como defectos de estas madres reinas, pero no es el sentido original de este artículo, sino resaltar sus muchas virtudes. Que por otra parte son más habituales que los defectos.

En un próximo artículo, analizaremos ale arquetipo del Padre, representado por la carta del emperador, así como los 4 reyes de la baraja… Mientras tanto, dime qué piensas tú sobre estas madres arquetípicas, quitarías o agregarías algo? Házmelo saber en los comentarios!

Opt In Image
HAZ AHORA TU LECTURA DE TAROT GRATIS DE TIZIANA AHORA
Recibe orientación para tu vida

 

Mi nombre es Tiziana Prado y me gusta ayudar a las personas de la mejor forma en que puedo, tengo un blog gratuito: comotenersuerte.com y aquí ofrezco información específica sobre Tarot y mis lecturas de cartas para ayudarte a mejorar y orientar tu vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Escribe tu nombre aqui