Todo sobre Tarot

El simbolismo de las montañas en el tarot

El simbolismo de las montañas en el tarot lo podemos encontrar en muchas de las cartas, y tratan elementalmente de triunfo, desafío, logro y realización.

Las montañas también representan la atemporalidad y una resistencia consistente e infinita que puede ser un difícil obstáculo.

El simbolismo de las montañas en el tarot

¿Logros u obstáculos?

Cuando las montañas aparezcan ante nosotros en las cartas de una lectura y capten nuestra atención, podemos considerar la inmensidad de nuestro universo y contemplar nuestro lugar dentro de él.

También es posible que deseemos considerar las alturas a las que estamos subiendo y lo que la realización de nuestros objetivos puede significar para nosotros y quienes nos rodean.

Muchísimas cartas presentan montañas en su gráfica, y si bien hay un cierto significado general de este accidente geográfico, dependerá del significado de la carta en cuestión si la montaña tiene una connotación positiva, relacionada al logro, la solidez y la realización, o si por el contrario se presenta como un gran obstáculo.

Muchas de las cartas presentan montañas sin que tengan un significado importante, sino como meras partes de la escena, como en el caso de la Muerte, la Templanza o la Estrella, por citar solo algunas, pero en otras la montaña adquiere un significado vital.

Así, iremos desentrañando en cada carta donde las montañas tienen cierta relevancia, cuál es el significado que representan.

Cartas en donde la montaña es importante

Estas son las cartas con el simbolismo de las montañas que poseen relevancia:

El simbolismo de las montañas en el tarot

El simbolismo de las montañas en los Arcanos Mayores

En la carta del Loco, Las montañas situadas detrás en la escena, representan los reinos del espíritu que del que acaba de salir y que pasará su vida tratando de recuperar.

En el Emperador, hay áridas montañas detrás de su figura, representando la rispidez de la vida, y sugieren que el Emperador puede haber perdido parte de la exuberancia de la claridad mental, que ahora se expresa como un pensamiento rígido.

Al mismo tiempo, pueden representar lo larga y dura que ha sido la lucha para alcanzar su posición actual.

En la carta de los Amantes, La montaña es un símbolo fálico. Puede simbolizar la unión, fuerza y pasión sexual de la pareja, al tiempo que representa el camino que tienen que recorrer juntos para alcanzar la sabiduría.

La montaña puede representar a Malkuth, el reino terrenal donde Adán y Eva residirán para siempre.

En la Fuerza, la montaña tiene el mismo significado fálico que en los Amantes, pero aquí se usa para equilibrar, solo un poco, la presencia predominantemente femenina, cuyo significado es hacernos notar que no se domina al león por la fuerza (preponderantemente masculina).

Esta dominación se logra con la confianza y el amor, que si bien se asocian más a lo femenino, el ser humano varón puede también utilizar para el mismo propósito de dominación sobre la “bestia interior” que representa el león.

En la carta del Juicio, se observan en el fondo unas altas montañas nevadas, que significan obstáculos insuperables y la imposibilidad de evitar el juicio. Y representan también la inevitable ascensión psicológica: encontrar el Ser.

El simbolismo de las montañas en los Arcanos Menores

En el palo de oros

En la Sota de oros, representa la voluntad de alcanzar la meta, el objetivo, a través de la adquisición de una mayor sabiduría.

En la Reina de este palo, las montañas tratan de triunfo, desafío, logro y realización. Las montañas también representan la atemporalidad y una resistencia infinita.

El Caballero de oros y el rey, también presentan montañas, aunque no se ven predominantes en la gráfica de la carta.

En esta situación representa la virilidad como símbolo fálico, a la par que, en el caso del rey, y de manera similar al Emperador, pueden significar las dificultades y obstáculos que ha tenido que atravesar para llegar a su sólida posición.

En el caso del caballero, que basa su éxito en la seguridad de las rutinas y lo bien conocido, las montañas pueden simbolizar la solidez de su accionar y de su método, construyendo una “zona de confort” perdurable.

En las cartas de Espadas

En el 8 de espadas, Waite, uno de los autores de la baraja, se refiere a esta carta como a “Una dureza temporal más que una esclavitud irremediable», sugiriendo que uno puede esperar a que pasen sus frustraciones, ya que el próximo giro de la Rueda de la Fortuna puede traer la liberación.

El simbolismo de las montañas, en este caso, representa lo grande y duro de estas frustraciones, limitaciones o dificultades, pero vemos una ciudad edificada en la cima, haciéndonos notar que pese a la dificultad que conlleva construir allí arriba, es perfectamente posible superar los obstáculos.

En la carta del 10 se repite este sentido de dificultad, de obstáculo mayor, macizo e inamovible, pero hay a la vez un mensaje de esperanza, puesto que el amanecer se vislumbra tras las montañas, trayendo claridad y un nuevo comienzo.

En la Sota de espadas, las montañas aparecen como los obstáculos que ella enfrenta y contra los cuales pelea con valentía.

No obstante, las connotaciones de triunfo y logro también están presentes, puesto que ella misma ya se halla en la cima de un montículo o una montaña roma y pequeña, y está dispuesta a ir a por más

Así lo hará, enfrentando todo en su camino con su filosa lógica y racionalidad, convirtiendo así su poderoso intelecto en un arma efectiva.

las montañas en el tarot

En el palo de Copas

En la carta del 8 de copas, las montañas crudas y escarpadas de la figura, representan que si bien nuestro camino puede ser abrumador, con un enfoque correctamente alineado, puede ser fluido.

También en este caso simbolizan el aislamiento, el retiro, la voluntad de buscar las verdades superiores.

En el Caballero de este palo emocional, el simbolismo de las montañas trata sobre el triunfo, el desafío, el logro y la realización. También representa la atemporalidad y una resistencia infinita.

Así mismo, en la base de la montaña hay un valle fértil, vegetación, un río nutricio, lo que representa que si bien la montaña es un símbolo fálico que prueba su hombría, este caballero no se queda en la rispidez masculina.

Esto representa que, en su profunda emocionalidad y romanticismo, en su conocimiento del alma femenina, él integra estos opuestos y los utiliza para sus logros y realizaciones.

El simbolismo de las montañas en el palo de Bastos

En este palo las montañas están muy presentes en la mayorías de las cartas y tienen muchísimo que ver con la esencia misma de los bastos, y sus connotaciones de acción, impulso y actitud hacedora.

En el As de bastos, el terreno es áspero, pero hay agua para nutrirlo y convertirlo en tierra fértil.

Sobre la montaña, hay una ciudad edificada, que nos remite al 8 de espadas, señalando que pese a la dificultad y obstáculo que presupone construir allí, se ha logrado con éxito.

Esto de manera figurada representa que andando el nuevo camino que propone el as de bastos, sin miedo, con decisión, se llegará a lo más alto, a la cima, al logro pleno.

En el 2 y el 3 de nuestros bastos, si bien el escenario se parece, el simbolismo de las montañas es diferente:

En el 2 de bastos el hombre no mira a las montañas, sino allende el mar, en cambio en el 3 el hombre las mira, imaginando y deseando lo que está tras ellas. Esto hace una diferencia vital:

En el 2 de bastos, la montaña significa la solidez del mundo conocido, de la “zona de confort”, representado a su vez por las casas que se ven a sus pies.

Él no mira esta seguridad, se anima a perderla, al riesgo, porque cree que hay mucho por ganar lejos de allí.

En la carta del 3, las montañas tienen un significado de obstáculo entre él y su meta, que deberá sortear para llegar a su objetivo.

También sabe que hay mucho por ganar tras la montaña, que en este caso también representa un nuevo mundo.

En la carta del 7 de bastos, de la montaña solo vemos la cima, en donde está avanzando a la defensiva el hombrecillo de la figura.

Aquí la montaña es el éxito ya alcanzado, que ahora hay que mantener, y que otros codician, amenazan y compiten por el lugar que hemos obtenido.

Como no se ve realmente qué o quiénes quieren hacer caer al hombre de la cima, solo se ven las puntas de las varas.

Esto significa que en ocasiones somos nosotros mismo quienes nos boicoteamos y podemos ser nuestro peor enemigo.

En la Sota de bastos, las montañas aparecen con una inconfundible forma de pirámides. Esto significa que el plan, el objetivo que desea alcanzar es grande, tiene forma definida y deseas que sea perfecto.

A su vez, puede indicar la necesidad de honrar su lado creativo y concentrarse en las habilidades artísticas.

Las montañas – pirámides ya no son naturales, son creaciones humanas, lo que puede indicar industria y productividad creativa.

Al no ser naturales, el sentido de obstáculo de las montañas significa aquí que las dificultades y obstáculos con los que se encuentre, provendrán esencialmente de sí misma, de la falta de planificación, o de una mala o deficiente implementación.

Por último, en el Caballero del palo de bastos, el significado es el mismo que en la sota, puesto que también las montañas son pirámides. La diferencia estriba en que ya no sueña ni planifica la meta, sino que avanza decididamente hacia ella.


DESCUBRE

MIS EBOOK


Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba
Unirte a la Lista de Espera Te avisaré cuando esta lectura esté nuevamente disponible. Por favor, déjame una dirección de email válida.