Los árboles en el tarot son muy importantes, ya que se presentan en una gran cantidad de cartas de la baraja, y explorar su simbolismo es quizás la forma más beneficiosa de aprender grandes lecciones en la vida.

Ya se presenten en gran número, como en el frondoso bosque de la Emperatriz, o sea una presencia única como el árbol del cual pende el Colgado, no hay dudas de que los árboles tiene un importante significado que debe tenerse en cuenta.

El significado de los árboles en el tarot

Los árboles son ejemplos perfectos de cómo vivir, crecer, hacer la transición, cambiar e incluso morir con gracia. Las culturas de todo el mundo consideran a los árboles como símbolos sagrados.

Los árboles se utilizan para representar la vida y el crecimiento y se consideran representativos de la existencia, la sabiduría, el poder y la prosperidad. Los filósofos consideran a los árboles como observadores que presencian la evolución de los humanos y el planeta que los rodea.

Los árboles a menudo se mitifican como elementos fundamentales que alimentan la vida y la existencia. El árbol del conocimiento en el jardín del Edén en la Biblia, que representa la sabiduría y la tentación deliciosamente pecaminosa, es a menudo el primer árbol de significado simbólico que entra en la conciencia humana.

los árboles

Los árboles tienen una disposición única para otorgar conocimiento secreto. Son recipientes que contienen estratos de sabiduría revolucionaria. Sus frutos son de hecho un tesoro real, una culminación de riquezas esotéricas.

Comer de esta fruta es divino. Comer simbólicamente la fruta de un árbol es absorber los conocimientos más preciosos de la vida. Tomar el simbolismo del árbol es como tomar el alimento de la fruta: nos convertimos en uno con la sabiduría manifestacional central y, desde nuestra nueva perspectiva, nos convertimos en algo completamente diferente, fresco y divino.

Los Árboles representan nutrición, transformación y liberación física y espiritual, unión y fertilidad. A menudo visto como un símbolo de feminidad debido a sus ramas largas y hojas fluidas, el tronco se considera masculino. Esto hizo que Carl Jung planteara la hipótesis de que el árbol simbolizaba el yo, la androginia y la igualdad entre los sexos y la individualización.

Los árboles en las diferentes culturas

En la mitología nórdica, la cosmología de los nueve mundos se centra alrededor de un árbol llamado Yggdrasil, que es un Fraxinus que llega muy por encima de las nubes con raíces que se adentran en los reinos divinos.

Los dioses a cargo de todas las facetas de la vida habitan los mundos adjuntos a Yggdrasil. En cierto punto, el divino Fraxinus en la mitología nórdica se vuelve casi igualmente importante para el tiempo.

La Kabbalah, una disciplina esotérica que se originó en el judaísmo, adopta el otro árbol, el Árbol de la Vida, en el Jardín del Edén, enraizado junto al Árbol del Conocimiento del bien y del mal.

El Árbol de la Vida (Etz Chayim en hebreo) representa la metodología y la filosofía de la creación de Dios de la nada y de toda otra existencia. El árbol de la vida ahora se ha simplificado en un tótem, pero muchas obras de arte, como la película “El árbol de la vida”, adoptan un árbol de fénix para ilustrar el concepto.

La imagen del árbol aparece con regularidad en los sistemas religiosos, incluido el hinduismo y la antigua cultura egipcia. El estatus relativamente alto que disfrutan los árboles en la mitología significa que generalmente son adorados como símbolos de control que tienen poder sobre la vida.

un árbol

Los antiguos chinos adoptaron árboles con regularidad en sus poemas y literatura. El sauce fue el más utilizado en los poemas de las dinastías Tang y Yuan, y también encabeza los versos de Tang, Song, Yuan y Ming.

Sauce en mandarín suena igual que “quedarse”, por lo que los poetas usan una ola de ramitas de sauce para representar la despedida de sus amigos.

En la cultura occidental, el padre está representado por un roble, que también es el símbolo de una fuerte fibra moral, integridad, honestidad y escrúpulos inflexibles.

No todas las imágenes de árboles son positivas en la literatura. En los poemas chinos antiguos, los pinos y los cipreses a menudo indicaban tristeza y muerte. ¿Os acordáis del árbol Baobab en “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry? La temible imagen que representa, cuando personifica una amenaza constante para la rosa que adora el príncipe, sugiere que estos malvados árboles simbolizan el nazismo.

Los árboles en las cartas del tarot

En las cartas del tarot Rider, los árboles se presentan en muchas cartas, a veces como un detalle menor, pero con relevancia lo hace en estas:

los árboles en el tarot

Presencia de árboles en los Arcanos Mayores

En la Sacerdotisa, vemos en el fondo, tras la puerta, el gran árbol del conocimiento, el árbol de la vida, repleto de frutos.

En la Emperatriz, los árboles de hoja perenne sugieren la entrega y el apoyo continuos que ofrece la emperatriz, la fertilidad incesante del cuerpo y el espíritu, tal como se ejemplifica en el arquetipo de la madre.

Sin embargo, la mayoría de las veces se identifican como cipreses, en parte porque la emperatriz se identifica con Venus y esto lo convierte en el frondoso y bello bosque que esconde la esencia que da la vida, señalando además la fuerte conexión espiritual y emocional que la Emperatriz tiene con la vida y con la madre tierra.

De estos elementos es que ella obtiene su paz, rejuveneciendo con las fuerza naturales. Este bosque destaca su asociación con la naturaleza y el desarrollo femenino.

En la carta de los Amantes, encontramos dos Árboles diferentes: Por una parte, el Árbol del Conocimiento, el árbol del Bien y del Mal, se encuentra detrás de la mujer y contiene cinco manzanas que representan los cinco sentidos, lo que indica la importancia que el romance sensual tiene para la mujer.

Por la otra, el Árbol de la Vida, conteniendo doce llamas, que representan los doce signos del zodiaco, símbolo del tiempo y de la eternidad, representan a su vez las llamas de la pasión, lo que indica la preocupación primordial del hombre.

En la carta del Colgado, el árbol de la imagen se estima que se trata de una fresno (Yggdrasill) que coincide con el mito del dios nórdico Odín (quien estuvo colgado boca abajo del árbol del mundo durante nueve días y noches para recuperar las runas mágicas del poder y la poesía de Niflheim, el reino de la niebla y la oscuridad eternas).

Este árbol de la vida o fresno del universo de la mitología nórdica, esta enraizado en el mundo terrenal y recibe el apoyo en los cielos.

Los árboles en algunos Arcanos Menores

En el 4 de copas,  entendemos que los árboles nos hablan de estar arraigados pero alcanzar puntos de vista cada vez más altos en nuestro viaje a través de vivir esta experiencia de vida, este concepto simbolizaría resumidamente “crecimiento y estabilidad”.

Sin embargo, los arboles también representan la protección. En cierto sentido es un refugio a los problemas del mundo. La cantidad de tiempo que pase nuestro personaje bajo su sombra y lo que descubra en su viaje interior, determinará en el estancamiento o crecimiento de la carta.

En el 9 de oros, representan el equilibrio y representan además que el apoyo está “enraizado”.

En la sota de oros, cuando los arboles están en un pequeño bosquecillo al aire libre (como en esta carta), sugieren la manifestación en funcionamiento estableciendo el orden. También pueden leerse como la germinación o el potencial del principio femenino

En la reina de oros, el árbol encima de ella y el suelo debajo de sus pies, son ricos en flores y plantas lozanas de todo tipo y sostiene en la mano una sola moneda de oro, lo que representa su riqueza material.

En el 6 de espadas, están sobre las colinas para simbolizar el destino de nuestro viaje, se trata de un nuevo lugar, una nueva “tierra”.

Tanto en la sota como en el caballero de espadas, los árboles agitados e inclinados, hablan de la energía vívida y tumultuosa de estas figuras de la corte.

En la reina de espadas, aunque los árboles de la Reina no se están agitando activamente, su forma sugiere que lo han hecho en el pasado. Lo que antes era un nuevo aprendizaje se ha incorporado a la sabiduría.

En el caso del rey de espadas, los árboles en el fondo parecen inmóviles y reflejan, además del juicio severo del Rey, que los vientos han pasado definitivamente en este ciclo y que todo ha sido incorporado a la sabiduría.


Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments