La fase de tu viaje a través del palo de Copas

El palo de copas

El palo de copas en este artículo cierra la saga de la fase del viaje en la que tú estás, según los palos que han salido en tu lectura.

El Tarot se trata en realidad de un viaje de carta en carta, y es obvio que muy improbablemente en tu tirada las cartas vayan  a salir como aquí, perfectamente ordenadas y sucesivas, pero cada uno de estos artículos sirve para entender dónde estás o como están las cosas por las que estás preguntando en tu lectura.

El palo de copa en tu fase del viaje

En los Arcanos Mayores también se da este viaje, se inicia, se parte del Loco y se llega al final del recorrido con la carta del Mundo, y en el medio puede suceder realmente de todo.

En los palos se da la misma dinámica, por tanto es muy útil saber que si te sale, por ejemplo, un As estás iniciando algo, si te sale un 4 estás haciendo una pausa posiblemente, con un 7 estás resolviendo conflictos y aclarando cosas, tomando decisiones, que llevarás adelante en los 8, y llegarás a un resultado en los 9, por poner algunos ejemplos.

Siempre se trata de iniciar con el As (que sería como el Loco de los Arcanos Mayores) y llegar al Rey (Que sería el Mundo), pasando por todos los estadios intermedios que pueden ser positivos o negativos, dependiendo de qué cartas te han tocado.

Ya vimos en las otras entregas los palos de bastos, oros y espadas.
Sabemos que las espadas tienen que ver con el intelecto, con lo racional, con pensar. Son las cartas más agresivas y acaso las más dolorosas también.

Los bastos tienen que ver con el instinto puesto al servicio de la acción, son los cursos de acción a tomar, tienen que ver muchas veces con las actividades, el trabajo, con lo que haces, con como actúas.

Los oros tienen que ver con lo material, aquí hablamos de las cosas del plano físico, es el dinero, los bienes, lo que tienes o lo que te falta materialmente en la vida.

Pero no se debe circunscribir cada palo únicamente a su esencia. Puedes preguntar algo del amor y que te salgan oros, espadas o bastos y también te estarán respondiendo a lo que preguntas, los oros pueden hablar de amor y sentimientos también, por supuesto.

No obstante, es el palo de copas el que recae de lleno en las emociones, en el amor, los afectos, las relaciones.
Las copas representan cabalmente las emociones y se las suele llamar “cartas de amor”, por lo que si tú estás preguntando algo sobre el amor, sería ideal que salieran en tu tirada muchas copas.

Como en los demás palos, debemos pensar primero en la forma que representa el palo, en este caso, una copa.
Una copa está diseñada y destinada para contener, también  para distribuir, transportar y, en algunos casos para adornar y embellecer, como en esos cálices lujosos y copas ornamentales llenas de trabajo de orfebrería.
Una copa de hecho se parece mucho a un corazón y no por nada las copas son el palo de corazones en la baraja francesa.

Si tuviéramos que usar una palabra para describir el palo de Copas, podríamos elegir sin dudas el amor, pero también pudiéramos usar las palabras corazón, emociones, alma, sentimientos, afectos.

En este palo es donde vivimos nuestras relaciones interpersonales, nuestros  sueños románticos y nuestros romances, nuestros penosos “dolores del corazón”, nuestras amargas manipulaciones emocionales, nuestra tierna compasión, nuestra dicha y felicidad, nuestra delicada y vulnerable alma que lucha para alcanzar el amor de los otros y ofrecer y brindar  a su vez el nuestro.

En síntesis, aquí en el palo de copas estamos emocionalmente involucrados. El grado en que se produce esa participación emocional también depende de la carta individual… podemos estar muy enamorados como en el 2 de copas, o en una dolorosa soledad y tristeza como en el 5, podemos estar plenos y abundantes emocionalmente en el 9, o completamente indiferentes a las emociones como en el 4.

Este palo es el amor y el odio, la conexión que tienes con los otros seres, las relaciones que tejes a nivel emocional, es tu manera de interpretar el mundo, la forma en que vives y el modo en que miras la existencia en su totalidad.

El palo de copas representa en un plano exterior, las relaciones amorosas, la pareja, los hijos, los lazos familiares, las amistades, y en un plano interior representa el mundo de la imaginación, la fantasía, el romanticismo y el inconmensurable poder de la creatividad, cosas todas ellas que nacen desde las emociones, desde el interior, desde el espíritu.

Cuando en una lectura hay predominancia de el palo de copas, es un indicativo de que tú estás centrándote más en las emociones que en la razón, tus pensamientos están gobernados por el corazón más que por la cabeza, estás antes sintiendo que razonando, y resulta obvio que las soluciones que estás necesitando obedecen a conflictos sentimentales, situaciones y problemas emocionales, el amor, las relaciones y los sentimientos en general.

Veamos entonces, como cada carta de copas puede darte esas soluciones (o no), esas respuestas que buscas, indicándote en dónde te paras ahora, en qué fase del viaje estás, o está la persona por quien estás preguntando y queriendo saber:


El As de Copas

Plantar una semilla, un inicio (para un nuevo final)

El palo de copasEn nuestra baraja Rider-Waite-Smith, vemos unas flores de loto flotando sobre lo que parece ser un lago. Aquí hay belleza, pero para que surja, tiene que tocar fondo y arrastrarse para salir del lodo. Algo así ocurre con tus sentimientos, tus emociones y tu amor…para que sea bello, primero hubo de pasar por el lodo.

Atravesaste el pantano del dolor, la oscura ciénaga de un final, pero el barro no te atrapó. Una semilla (o muchas) vuelve acrecer y germinar, vuelve otra vez a buscar la luz, la altura, algo otra vez está creciendo en tu corazón hacia arriba.
A menudo no sabemos ni cuándo ni cómo pasamos de un final hacia un nuevo comienzo, cuando salimos del lodo y estamos otra vez con verdes y tiernas hojitas listas a crecer, simplemente ocurre. Los comienzos y los finales se necesitan mutuamente y son inextricablemente entrelazados.

Sin embargo, cuando aparece el As, se nos alienta a mirar hacia el futuro, a lo que está listo para crecer y emerger, en lugar de quedarnos anclados a lo que hemos dejado atrás o al final, que nos ha llevado a este punto de nuevo inicio.

Ahora se te ofrece una copa rebosante de emociones, una nueva oportunidad emocional, y quizá es demasiado para poder contenerlo. Es  la emoción de una primera chispa, un nuevo enamoramiento, una abrumadora sensación de ser golpeados por la flecha de Cupido. Simplemente es demasiado para mantenerlo dentro de la copa (la copa es un corazón) y, como tal, fluye más allá de nuestras fronteras físicas y emocionales, al igual que las cuatro corrientes que salen de la copa en la figura.

Tu corazón desborda literalmente de emociones, de amor, de ilusiones, de sueños nuevos…puede ser un nuevo amor en tu vida, que te has enamorado, pero también pueden ser otros “nuevos comienzos”, nuevas relaciones, nuevas amistades, nuevos negocios, nuevos trabajos, nuevas sociedades, un hijo tal vez…

Tú aquí tienes la oportunidad de comenzar de nuevo, de iniciar el ciclo, el viaje otra vez, y todo te desborda de sentimientos y emociones.
Las posibilidades están flamantes, intactas, las ilusiones enteras. Habrá que comenzar otra vez y se verá en el viaje qué es lo que sucede, si todo sale bien o sale mal, ¡no queda más remedio que andar el camino y averiguarlo!

El 2 de copas

Unirse

El palo de copasUna vez que atravesamos esta explosión inicial de emociones, podemos dar un paso adelante para encontrarnos con la persona destinataria de nuestras emociones, que es además quien hace florecer  las nuestras. Ida y vuelta.

Aquí hay mucho de equilibrio e igualdad, estamos parados en igualdad de condiciones con el otro, lo que das, regresa, lo que te ofrecen, tú puedes retribuirlo, de modo que aquí puede haber una verdadera reunión no solo de corazones sino también de mentes, bajo el caduceo de Hermes, el Dios de la comunicación y el transporte, en este caso no solo físico sino también emocional.

Las cartas nº2 son siempre asociaciones de algún tipo, aquí puede ser amorosa preponderantemente, pero también una “sociedad” de otro tipo, como comercial o laboral, por caso.
Los 2 son también dilemas y decisiones que tomar, fáciles o difíciles, así que tú puedes estar en una fase de tener que dilucidar algo, esencialmente emocional.

Esta es una carta de amor sincero, honesto, pero por mucho amor que haya, no puede asegurarse el futuro, no se sabe (nunca se sabe) si las cosas van a funcionar o no, por tanto, quizá tus decisiones o dilemas tengan que ver con ello, si tienes la disposición, si tienes la valentía de ir hasta donde el amor alcance.

O quizá no haya preguntas ni miedos de ningún tipo, tú solamente sientes y vas hacia adelante, si hay problemas los resolverás en su momento (Como dicen los ingleses…”Cruzaremos el puente cuando lleguemos a él”)
Aquí todo es esplendor, una profunda comunión de mente y cuerpo, una sensualidad desbordada, corazones henchidos que laten a prisa…

El 3 de Copas

Celebrar y compartir

El palo de copasPor una parte, la carta es la celebración del amor que vives. Todo está en su sitio, todo es perfecto, todo marcha bien, por tanto, lo festejas.
Pero también, esta es la carta de la amistad, y puede referirse literalmente a los amigos que te acompañan en la vida.

Por lo general, los amigos celebran contigo tu amor, se alegran por ti, comparten tu dicha, pero a veces podemos caer en el error, por estar tan enamorados, de dejarlos un poco de lado, lo cual es un error.
El amor es una suerte de triángulo…estás tú, está tu pareja y también deben estar tus amigos de alguna manera. Esto desde ya que no significa tenerlos todo el día a tu lado, metidos en el medio de tu relación, pero ellos no pueden ser simplemente olvidados.
La carta nos señala que no podemos arreglárnoslas solo con nuestra pareja, también debemos buscar la compañía de personas de ideas afines que nos apoyen, nos escuchen y nos eleven.

Del mismo modo, la carta también habla de tu propia relación amorosa…está muy bien toda esa combinación perfecta de mente y cuerpo, pero es muy importante que entre los dos crezca una amistad, un compañerismo que vaya más allá del amor, una afinidad perdurable.
Seguramente lograr eso permita, si la relación se rompe, que la amistad continúe. Muchas ex parejas son buenos amigos, el amor acabó pero perduró el afecto, las emociones desde otro lugar.

El 4 de Copas

Negarse, cerrarse.

El palo de copasLa carta aquí puede ir de dos maneras, tú puedes estar en dos fases distintas aquí.

Una de las posibles fases es la siguiente: Dicen, que el enamoramiento dura 4 meses, una relación promedio dura 6 años y el resto es sobrevivir. ¡Qué triste! Pero quizá no tan descabellado…

Es verdad que hay amores que duran toda la vida, no seré yo quien lo niegue. Hay gente que vive enamorada hasta su último día, pero las estadísticas son un poco más duras y quizá tú entras en ella… ya el fuego de los primeros meses se fue extinguiendo, ya han pasado algunos años, todo está descubierto, no hay más misterios, hay muchas rutinas, por tanto, uno de los dos (o los dos) comienzan a ser indiferentes, distantes, las emociones se vuelven anodinas, sin vibraciones especiales. Todo te da un poco lo mismo. Si se queda. Si se va. Si duran o se acaba.

Puedes estar en esta fase de fría indiferencia, lo que brindas es muy poco y lo que te ofrecen ya no te conmueve, y debes ir profundo a tu interior para resolver qué está pasando, que quieres, qué buscas, qué necesitas.
De ese viaje interior quizá vuelvas con muchas soluciones, las cosas más claras y todo retome la senda feliz.
Puede también que no sea así. Quizá lo que se está ofreciendo ya no sea interesante para ti, o no sea lo que quieres, o no sea lo suficientemente bueno. Has vuelto de tu viaje interior con todas esas nuevas claridades y estás a punto de tirar todo por la borda, posiblemente.

Recuerda: Esta carta pide un viaje interior y de lo que encuentres allí, dependerá el futuro.

La otra opción de esta carta, la otra fase en la que puedes estar, es diferente.
Aquí te has cerrado al amor, ya sea que estés en pareja o estés en soledad. En nuestro mundo emocional y psicológico, no siempre estamos abiertos al amor.
El amor y centrarnos en el corazón y las emociones no siempre son apropiados o necesarios para nuestro crecimiento en un momento dado.  Hay etapas de nuestro viaje en que necesitamos tal vez otras cosas, no esas.

Hay ocasiones en las que necesitamos decir “NO” al amor, incluso si se te ofrece una y otra vez. Si no queremos lo que se ofrece, lo rechazaremos. Necesitamos trazar una línea fina, sin embargo, entre lo que sabemos que no queremos o que no es bueno para nosotros, y lo que quizás consideramos no es «lo suficientemente bueno» para nosotros. El rechazo sistemático nos dejará sentados solos.

Tú puedes haberte cerrado al amor por mil razones… porque estás en una etapa del viaje diferente y no necesitas del amor, porque vienes de experiencias dolorosas, porque tu corazón se ha endurecido o por lo que fuere.
Así las cosas, el 4 te dice: “Está bien que te cierres si lo necesitas. Pero cuidado, no te quedes en una prisión. Ve profundo y encuentra las razones, las salidas. Ten cuidado de no dejar  pasar todas estas copas que se te ofrecen… ¡alguna puede realmente valer la pena!”

El 5 de Copas

Duelo, vaso medio vacío… ¿O medio lleno?

El palo de copasAquí también tienes dos opciones, dos fases en las que puedes estar.

Si te has quedado en soledad, por propia elección, por cerrarte en el 4 anterior, simplemente ahora estás mano a mano con tu soledad. Te pareció que estaba bien, que era lo que necesitabas, que “es mejor estar solo que mal acompañado” tal vez…pero ahora la soledad comienza a pesarte.

No es lo que esperabas este asunto de quedarse en solitario, pero puede remediarse fácilmente, con abrirse quizá alcanza. Mucho peor es la otra opción, la otra fase.

La otra opción significa que el amor terminó. Te enamoraste en el As, viviste el amor pleno en el 3, lo disfrutaste y celebraste en el 3, te fuiste aburriendo y volviendo indiferente en el 4…y finalmente se acabó.
Lo terminaste tú o el otro terminó contigo. Parece lo mismo, pero no lo es.

Si tú terminaste, el 5 puede indicar que las cosas no son tan fáciles como imaginaste. Quizá extrañas, quizá te arrepientes, esto de estar solo es complicado. Pero también puede que te cansaste, no quieres más amores, basta de intentos. Por eso le das la espalda a las copas detrás de ti.

Si terminaron contigo, todo es más duro y más difícil. Duele mucho más.
Dicen que no lloren por la leche derramada, pero debemos hacerlo. Debemos llorar por la pérdida, porque si no lo hacemos, simplemente no podemos integrar la experiencia y avanzar con un corazón limpio y dispuesto. Así que llora. “Llorar todo el insomnio, y todo el día” como dice aquel poema del gran  Oliverio Girondo. (Se los dejo completo al final del artículo)

Debes llorar y sufrir para sanar, para drenar y curar, pero más allá de eso, también se trata aquí de cómo te tomas las cosas… ¿Te quedas viendo la mitad del vaso vacío o te enfocas en la mitad llena? De eso se trata esta carta.

Está muy bien que llores por las copas derramadas ante ti, pero debes ser capaz de ver que detrás hay otras esperando. Llenas, plenas, prometedoras.
El rio del dolor y el desamor es muy difícil de cruzar… ¿Pero acaso no hay un puente más allá? Nos permitiría cruzar el río mucho más fácilmente (el dolor) y llegar a aquella casa que promete cobijo (la sanación. O un nuevo amor, quizá)
Llora y sufre. Lo necesitas y debes hacerlo, pero no debes romperte para siempre. La vida sigue, todo pasa, el tiempo todo lo cura, nuevos amores vendrán. Mira la mitad llena.

El 6 de Copas

Retroceder, recuperar.

El palo de copasPara salir de la soledad y la tristeza del 5, quizá puedas regresar a lo que perdiste, a lo que dejaste ir o a lo que renunciaste. Quizá en realidad regrese a ti quien te dejó en esa profunda sombra del 5, porque la carta del 6 suele significar en ocasiones el regreso de un ex, regresas tú o regresa el otro.

Esto podrá ser bueno o ser malo, quién sabe…a veces una segunda oportunidad lo cambia todo, pero también es cierto aquello de que “segundas partes nunca fueron buenas” (y sobran ejemplos de films de Hollywood para probarlo…la “2” nunca es tan buena como la “1”)

Pero también este 6 significa que para sanar, hay que volver para atrás. Quizá regresar a la familia, a los viejos lazos, al cariño de los seres queridos que nos ayudarán a transitar el mal momento.

Es regresar también a la infancia, en donde nada estaba roto, todo era posible, allí estaban los sueños y las ilusiones, intactas, inmaculadas, sin ningún defecto ni fisura. Regresar  para volver a creer, retomar aquellas ilusiones cándidas pero valiosas, volver a re-construirnos con base en  los viejos cimientos del pasado.

También, se trata de una revisión. Volvemos allí, a esos tiempos en donde nos formamos como personas, donde las ideas, pensamientos, posturas e idiosincrasias nos modelaron tal como hoy somos, y tal vez regresamos allí para a hacer algunas correcciones en esas posturas y filosofías: Aquel concepto del amor eterno, del príncipe azul, de la doncella que siempre nos esperará, ya no son sostenibles. Ahora sabemos que el amor puede durar o no, que la gente hace lo que puede, que todo el mundo tiene defectos y que la vida es mucho más compleja en la realidad, muy diferente a nuestros inocentes sueños.

Regresar al pasado para rehacernos, pero distintos, más adultos, más realistas. Regresamos y podemos otra vez apostar todo al amor, más ahora sabemos que puede terminar. Apostamos todo a esa persona, más sabiendo que nos puede defraudar. Definimos quienes somos, que pensamos, que deseamos, más sabiendo que podemos cambiar, que nada es ni eterno, ni estático.

Este regreso al pasado y a los afectos es transitorio, es un bálsamo, una estadía temporal para curarnos y rearmarnos otra vez…por ello las copas aquí se están usando como macetas…es un uso transitorio, pero cumple su propósito por el momento: ofrecer una belleza efímera sin profundas raíces.

El siete de Copas

Fantasías y opciones

El palo de copasTú ya te has recupersado en este regreso al pasado, y ahora comienzas de nuevo a soñar e ilusionarte. Y está muy bien hacerlo, es necesario, es parte del proceso de reconstrucción también… ¿pero no son tus sueños irreales? ¿No estás fantaseando demasiado quizá?

Construir castillos en el aire puede ser una cosa hermosa,  algo que abre tu corazón otra vez a la magia. Pero, ¿cuánto de esto es real, y cuánto son idealizaciones o puras fantasías?
Vivir el amor en el plano de las ideas puede ser emocionante, pero puede desaparecer tan pronto como fue imaginado. Distinguir lo que es real de lo que se imagina es un desafío para el corazón, especialmente cuando los deseos son reales pero la realidad no concuerda con ellos.

Aquí tú tienes delante de ti muchas opciones, algunas muy buenas, otras muy malas, algunas reales y otras que no lo son, y ver claramente con el corazón no es fácil cuando el amor es ciego.
Cada copa encierra un deseo, pero a la vez encierra un peligro. Amar otra vez puede ser algo glorioso, tanto como puede doler. Dar los pasos correctos, no equivocarse, es algo muy difícil cuando de amores se trata…el amor no es una ciencia exacta en la que tú puedes manejar variables, se trata de riesgos, de suerte, de una asombrosa combinación de cosas para que el amor suceda y funcione…

El 8 de Copas

Alejarse para encontrarse

El palo de copasAquí tú ya aprendiste a dejar de fantasear cosas irreales y puedes estar en dos lugares:
-O bien ninguna fantasía, ninguna ilusión te convenció
-O la elección que hiciste (la copa que elegiste de entre todas las que se te ofrecían) finalmente te defraudó, te equivocaste.

Sea una cosa o la otra, aquí tenemos un break, un “final para un comienzo” otra vez, ese comienzo del As que busca el final del Rey, se da aquí en medio de tu camino. Tú finalizas para emprender otra vez.

Está claro que en el 8 hay sobre todo decepción, cansancio, has dejado de creer, ya no esperas mucho de nada ni nadie, te marchas y te alejas, es como que ya no quieres más y piensas solo en cierre y final, no en nuevos comienzos.

Quizá lo que deseaste en el 7 no pudo ser o simplemente no existe eso que has deseado.
En el 8 vemos una pila de copas que pretenden hacer una estructura duradera, pero falta una en esa pila, porque a veces el corazón desea algo que no se puede construir en el mundo real.

En este punto, hay una bifurcación en el camino, un dilema que decidir: Tú aceptas el agujero en la pila de copas y vives con él, o rechazas continuar con esa parte faltante y te alejas del todo.

Aceptar la estructura con una pieza faltante puede involucrar que tal vez debes conformarte con un amor que no es lo que soñaste, no es ni tan perfecto, ni tan deseable.
Aceptar que allí falta una pieza es asumir que a nivel emocional nunca estarás completo, nunca nada será del todo como lo esperabas y soñabas, pero mucha gente puede vivir con eso y tú también podrías, tal vez.

Porque la otra opción es más dura, más difícil, pero acaso sea mucho mejor. Tú no soporta saber que ese hueco está allí, necesitas la pieza faltante, y te marchas a buscarla.
Es el convencimiento de que en alguna parte, algo mejor espera, eso que buscas existe, ese santo grial del amor y las emociones está en algún maldito lugar y no vas a dejar de buscarlo.

Puede que lo encuentres o no, ese es el dilema y el riesgo, pero a nivel interno, a nivel de tus emociones, alejarte de esto que no quieres vivir de manera incompleta no es una mala decisión. La vida no te pasó por encima del todo, te taló un montón de sueños pero no te derrumbó, todavía tienes ideales, todavía sueñas, todavía vives y la sangre se agolpa en tus venas.
Pudiste haberte conformado y renunciar, más no lo hiciste. Pudiste haberte conformado con un amor mediocre pero estable y tranquilo, aquello de que “no seré feliz pero tengo marido (o esposa)” pero eso no fue opción para ti.
El viaje quizá sea largo, penoso, quizá no halles lo que buscas o quizá sí, acaso ya no importa en este punto.

La re-construcción del 6 tal vez sirvió para entender finalmente quién eres, que buscas, que necesitas e ir a por ello, lo consigas o no. Dejaste los ideales vanos, el camino a seguir es una elección consciente basada en tu conocimiento interno de que hay algo mejor para tener y un progreso que debe hacerse en consecuencia.

El 9 de Copas

Satisfacción, regodearse

El palo de copasEsa búsqueda de la copa que faltaba en tu muralla, finalmente la has encontrado. El 9 es todo satisfacción, aquí hay mucha plenitud y bienestar, más no se debe caer en el ego y el orgullo.

Es una carta positiva sin dudas y tus cosas marchan o irán muy bien cuando ella aparece en tu lectura.
Tú exhibes tu dicha, tu bienestar emocional, tus logros tanto a nivel interno como externo, pones allí sobre una mesa tus trofeos para que todos los vean y te sientas delante de ellos, como para que no queden dudas de que te pertenecen, todo el mundo debe asociar esas copas a ti.

El punto negativo aquí es que no debes caer en el exhibicionismo, en el orgullo y el ego. El hombre de la figura está pleno y está bien que muestre lo que tanto le ha costado lograr, pero tiene a la vez una cierta suficiencia que puede ser molesta, porque algunos pocos se alegrarán de sus logros pero la inmensa mayoría tenderá más bien a rechazarla o envidiarla, y nadie lo expuso mejor que el gran Oscar Wilde:

“Cualquiera puede simpatizar con las penas de un amigo. Simpatizar con sus éxitos requiere de una naturaleza delicadísima.”

Es una carta favorable, pero si tú estás gritando “¡Mira mis riquezas, mira mis copas brillantes!” quizá este puede ser un amor basado en el ego, un amor que satisface un deseo carnal o una necesidad de posesión.

Más allá de estas advertencias, no podemos negar lo positivo que trae esta carta, principalmente que esto lo has edificado y conseguido tú, que nadie olvide que tuviste que marcharte y renunciar duramente en el 8, y que esa valiente elección fue lo que finalmente te puso en esta abundancia y bienestar.

Disfrútalo, te pide la carta. Así como antes te toco sufrir y fuiste consciente de ese dolor, ahora sé consciente de esto que tienes, de esta buena etapa del camino, sabiendo que nada dura para siempre, todo termina y comienza incesantemente. Ahora te toca estar en una etapa feliz, nada debe convertirse en derroche u ociosidad, pero puedes gozar plenamente de este feliz recodo del camino.

El 10 de Copas

Ser feliz, celebrar.

El palo de copasSe suele pensar en las cartas nº10 como cierres, como terminaciones o resultados finales: en el 10 de espadas finalmente todo el dolor atravesado está en su peor punto, tú terminas con las cuchillas clavadas en tu espalda, pero esto es también final, aquí termina el dolor, otra cosa surgirá de allí.

En el 10 de oros logras la estabilidad, el retiro, el compartir y dejar un legado de todo lo que has construido y acumulado.
En el 10 de bastos no terminas en cuanto a una meta o un destino, pero tomas las decisiones finales para llegar a la meta o no llegar. Soltar o no soltar la pesada carga. ¿Vale la pena llevarla? ¿No necesitas acaso aligerar tu peso para poder avanzar? Es una carta de decisiones vitales, todo futuro depende de ello.

Aquí en el 10 de copas llegas al destino emocional feliz, es el cierre de una etapa que dará comienzo a otra, es casi el final del camino, o al menos es una para muy dichosa y plena.
Aquí hay un arcoíris, una bonita casa campestre, gente celebrando, niños jugando…puede significar una plenitud amorosa, sin dudas: Tú aquí has logrado el amor, una familia quizá, tener hijos, un feliz matrimonio o una pareja muy sólida. Todas las elecciones que fuiste haciendo en el camino te llevaron a esto, así como si la carta saliera revertida también todas las elecciones previas te llevaron a la infelicidad.

No siempre significa casarse y tener hijos, puede ser solo una muy buena relación o quizá que sigues en soledad pero muy feliz, con un montón de gente a tu lado, en tu vida, que te apoya, te cuida, celebra contigo. Los seres querido son aquí un refugio, un lugar para estar bien, un oasis de amor. Es un momento para retroceder y estar agradecidos por completar el viaje inicial a través de los altibajos de la montaña rusa emocional de la vida.

Las cartas de la Corte en tu fase del viaje por las copas

En las cartas de la corte ya no seguimos el camino lineal que comenzó en el As y cerró en el 10. Es parte del viaje y del camino sin dudas, pero ya no son etapas lineales y sucesivas en cuanto al viaje, sino a lo que sientes durante el viaje, son etapas del amor y las emociones, es una maduración emocional progresiva. Ya no se trata del camino en sí, sino de ti en el camino.
Con las cartas de la corte, vemos cuatro etapas de la maduración del amor.

La Sota de Copas

Creer

El palo de copasLa Sota podría representar nuestras emociones, sueños, creencias y vivencias desde la niñez hasta la adolescencia. Todo allí es tan fresco y tan puro, tan ingenuo, nada ha sido dañado ni golpeado por las rispideces de la vida o el desamor.

Hay una suerte de sentimiento de amor como el que puedes tener por un cachorrito: ingenuo, invencible, confiado, juguetón, inesperado y lleno de sorpresas.
Tu creatividad está en su esplendor, tus sueños intactos y vigorosos.
Tú sigues tu intuición y tus corazonadas, la lógica y las razones del mundo están en un segundo o último plano, es tu corazón y tu fe quienes te guían, no importa, y no necesitas, nada más.

Aquí es el momento para confiar en ti, para fortalecer tu corazón y tus emociones, aunque para ello deberás atravesar un carrusel emocional intenso, estarás arriba y abajo muchas veces, llorarás y minutos después estarás riendo.
Esto que se cocine aquí, te hará tú. Tú serás el resultado de lo que vivas, sientas y construyas en esta etapa.

Hoy nadie puede negar que las vivencias que tenemos en la niñez, en especial en los primeros años hasta los 6 o 7, son los que determinan nuestra vida, esos años nos HACEN, nos modelan, son los cimientos de lo que seremos finalmente, de cómo viviremos el mundo, las emociones, las relaciones.

Aquí nos marcan para siempre nuestros padres, nuestra familia, aquí los primeros amores marcan a fuego nuestro corazón y nuestro espíritu.
Quizá esta etapa es la más fundamental de las cuatro, porque todo nace de aquí. Si esta etapa ha sido benéfica contigo, tendrás muchas más posibilidades de sentirte bien emocionalmente en el mundo. Si esta etapa ha sido dura contigo, podrás alcanzar sin dudas la felicidad, pero el camino será ciertamente más difícil.

El Caballero de Copas

Ofrecer

El palo de copasEl Caballero nos muestra la confianza de la edad adulta temprana, ofreciendo galanamente  la copa del amor en un caballo blanco, con las alas de Mercurio volando con el mensaje del amor.
Los peces en el abrigo del caballero y la serpenteante corriente nos recuerdan que este es un terreno acuoso e inestable en el que estaremos: se derramarán lágrimas, ya sea de tristeza, de alegría o ambas cosas.

Tú aquí estás en condiciones de ofrecer amor, tanto como de recibirlo. Tus emociones se han afianzado y ya no les temes, sabes que el amor puede doler pero tú ya no tienes miedo de ello, o cuanto más, sabes que podrás enfrentarlo y superarlo, llegado el caso. No te importa, en última instancia, porque tú estás repleto de amor aquí.

Has seguido tus intuiciones y corazonadas, la creatividad de la sota te ha impulsado y tú has tamizado tus emociones, las has vuelto sólidas, palpables, sabes que puedes ofrecer, sabes qué buscas y qué quieres recibir, y nada más importa.
Tu sensualidad está desbordada aquí, la sexualidad ha tomado el control del terreno, tus hormonas desbordan, tus pulsiones estallan de poder y de vida.

Estás en condiciones de amar y ofrecer, tanto como permitir que te amen, descubrir, sentir, recibir amor, esa placentera sensación de ser amados.
El caballero es muy romántico y sumamente sensible. Tu sensibilidad aún no ha sido controlada, no la manejas tú, te desborda, es una fuerza que no puedes dominar a voluntad todavía. Eso lo lograrás en la Reina o en el Rey. Ahora ni siquiera te importa. Tú estás de lleno en el amor, dispuesto a gozar y también dispuesto a sufrir, si toca.
Tú aquí confías plenamente en ti, en los otros, en el amor, en las emociones y vas con tu caballo por el mundo  y con tu copa, tanto para verter el amor que ella contiene, como recibirlo de otros  y llenarla.

La Reina de Copas

Madurar

El palo de copasLa reina de copas es como un equivalente a la crisis de la mediana edad. Tú aquí ya has recorrido suficiente camino con tu caballo, has llenado y vaciado tu copa varias veces y has vivido lo suficiente en términos emocionales, como para saber cómo funcionan las cosas, las personas, el mundo, el amor.

Esto te da madurez y entereza, has aprendido a controlar la montaña rusa emocional, puedes amar sin descontrolarte y puedes también sufrir un desamor sin que por ello el mundo se acabe.
Controlas tus emociones y tus sentimientos, te has calmado y centrado.

A la vez, esta experticia en dominarte, puede tener un lado oscuro también. Todo esto que has aprendido sobre la psique humana te da una visión poderosa y por tanto una habilidad para alimentar tus propios deseos y apretar los botones correctos para satisfacer tus propios deseos impulsados por el ego.
Si te descuidad, puedes convertirte en alguien manipulador de las emociones ajenas, porque tú aquí busacas más tu satisfacción, que la de los demás. Pero esto solo si los sucesos te han llevado por un camino oscuro.

Si el camino es claro, tú estás en el punto perfecto de dar y recibir, incluso puedes hasta ser capaz de renunciar un poco a ti en pos del bienestar de los demás, puesto que las reinas son siempre tan dadoras.
A tal punto, que tal vez debas tener cuidado de no dejarte tú en el último lugar, de no olvidar tus propias necesidades.

Tú aquí ya no pierdes el tiempo, ya no derramas inútilmente el contenido de tu copa en terrenos poco fértiles, así como tampoco la llenas con cualquier cosa. Sabes lo que quieres, has aprendido, sabes exactamente cuánto puedes dar y sabes qué quieres recibir y no te conformarás con menos.

El Rey de Copas

Cosechando lo sembrado, un final (para un nuevo comienzo).

El palo de copasFinalmente, en el Rey llegamos a la etapa de la vida de la tercera edad, la finalización del amor, lista para dar paso a un nuevo comienzo. Vemos la imagen inversa del As, en la que este final ahora abre paso a un nuevo comienzo, y tal vez nos tomemos el tiempo para mirar hacia atrás durante el viaje.

Lo que tenemos ahora, que no teníamos antes, es sabiduría suprema sobre las emociones y el amor. Ahora sabemos cómo moderar nuestras emociones y cómo manejar la delicada interacción entre la cabeza y el corazón.
Aquí tenemos un rey que lo ha atravesado todo, la cima del amor así como los pozos más profundos, que ha sido herido y ha perdido su potencia, pero finalmente ha sido sanado.

Hemos encontrado estabilidad y equilibrio emocional, y como tal, hemos llegado a comprender algo sobre la naturaleza fundamental del amor en sí, antes de comenzar el viaje una vez más.

Tus emociones ahora son más controladas y quizá menos expresivas, sientes, pero ya no andas con tu copa a tientas y a locas tratando de verterla o de que sea llenada. Tu sentir ahora es profundo, muy intenso, pero controlado. Sientes, pero tienes el control de lo que sientes.

Ahora eres más tolerante, brillas negociando, has aprendido a ser políticamente correcto, has madurado y ya estás en condiciones de pensar en los demás, antes que en ti, es el bienestar común lo que te mueve y te motiva, ya no el tuyo propio solamente.
Así como la reina es una madraza dadora, el rey es un padrazo proveedor, buscando que todos se sientan bien y felices, porque en el bienestar del conjunto es que encuentra su propia felicidad.

 

Para cerrar este artículo, Les dejo aquí el poema de Oliverio Girondo, al que hice referencia en la carta del 5 de copas, porque es muy bonito:

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas, las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma, la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando.
Festejar los cumpleaños familiares, llorando.
Atravesar el África, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo…
si es verdad que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz, con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria.
Llorar todo el insomnio
y todo el día.

Aquí puedes ver las otras fases de tu viaje: El palo de Espadas, palo de Oros y palo de Bastos

Opt In Image
HAZ AHORA TU LECTURA DE TAROT DEL AMOR GRATIS DE TIZIANA
Recibe orientación para tu situación de amor

 

Mi nombre es Tiziana Prado y me gusta ayudar a las personas de la mejor forma en que puedo, tengo un blog gratuito: comotenersuerte.com y aquí ofrezco información específica sobre Tarot y mis lecturas de cartas para ayudarte a mejorar y orientar tu vida.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Escribe tu nombre aqui