El significado del nueve en el tarot

El significado del nueve

 

El significado del nueve y su importancia en la baraja de tarot

El significado del nueve cuando está en nuestro sistema numérico, no significa una terminación, pero si contamos una base numérica de sólo diez números (0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9), el nueve es entonces el número final. Por lo tanto, de alguna manera, representa un límite, el final, o un objetivo final. Es también el último de los siete números pitagóricos (tres a nueve), y Los antiguos filósofos matemáticos llaman nueve, el “post acabado” y “lo que trae su finalización.”
Los griegos llamaban a nueve “el horizonte”, más allá del cual está la Enéada, o “la nada” o lo  vacío.  Coloquialmente expresamos esto diciendo cosas como “a la enésima potencia” para dar una sensación de infinito, de un más allá interminable.
Hay nueve magnitudes en la escala de Richter de terremotos, aunque uno aún no ha sido registrada tan alto, afortunadamente y tan sólo es teóricamente posible en este momento. Como tal, el nueve es la culminación de un ciclo, un símbolo de cambio y la reforma. En el tarot básicamente representa el final antes de un nuevo comienzo.

El significado del nueveAsí como hay cuatro números 9 en los Arcanos Mayores, también hay una Arcano nº9 entre los Arcanos Mayores: El Ermitaño.
El Nueve se compone de tres trinidades (3 veces 3 es igual a 9) y representan los principios de la sagrada tríada tomadas a su máxima expresión. De hecho, los caldeos creían que el nueve era tan sagrado que lo mantienen aparte en su numerología de los otros números. Esta práctica de separación concuerda con el ermitaño, que se separa de otros en la búsqueda espiritual de lo sagrado.
El Dios nórdico Odin, regla de los nueve estados nórdicos, colgó nueve días en el eje del mundo o árbol Yggdrasil para ganar los secretos de la sabiduría para la humanidad y después del asedio de Troya, que duró nueve años, Odiseo vagó durante nueve años en el intento volver a casa. El ermitaño se representa a menudo de pie sobre una montaña, un pináculo superior, el límite de altura máximo.
Las nueve musas son los frutos de nueve noches de amor de Zeus. Por lo tanto, nuestro número nueve está asociado con la gestación y el cumplimiento de la creación. Sabemos  que tarda nueve meses en nacer un bebé, aunque en realidad es de diez meses lunares. Sin embargo, ese último mes es un tiempo de transición donde el bebé y el cuerpo de la madre se preparan para el nacimiento. En ese mismo sentido de procreatividad, en Escandinavia solían celebrarse nueve días de fiestas de la fertilidad, cada nueve años.

De hecho el nueve ocupa un lugar destacado en muchas culturas antiguas. Tanto los Aztecas, la cultura Maya, y los mitos nativos americanos describen nueve niveles cósmicos (cuatro arriba, la tierra, y cuatro más abajo).
Había nueve dioses de los sabinos (una antigua tribu de Italia): Eneas, Baco, Esculapio, Fides, Fortuna, Hércules, Rómulo, Santa, y Vesta.
A medida que el número más propicia de poder celestial en la antigua China, el nueve se convirtió en la norma de nueve grandes leyes sociales, nueve clases de funcionarios, nueve ritos sagrados, y pagodas de 9 pisos. El festival del “doble yang” se llevó a cabo en la hora 9 de los 9 días del mes noveno. De hecho, las palabras chinas para “regalo” y “nueve” son idénticos. En el simbolismo cristiano, hay nueve órdenes de coros de ángeles en nueve círculos del cielo y nueve órdenes de demonios dentro de nueve anillos del infierno. Los dones del espíritu son nueve en total: las palabras de la sabiduría, el conocimiento, la fe, la curación, los milagros y la profecía; el discernimiento de espíritus; las lenguas y la interpretación de lenguas.
El Nueve ha sido, y en algunos casos sigue siendo, considerado sagrada por tres veces y representa la perfección, el equilibrio y el orden.
En la Kabbalah, la novena esfera (el sephira) de la emanación divina es Yesod. La palabra “Yesod” significa fundamento, y Yesod es el último de la sephirah inmaterial. Se dice que este es el lugar donde habitan los querubines, los ángeles que actúan como intermediarios entre el hombre y el mundo del espíritu. Sin embargo, también es el lugar de Gamaliel, o ciertos demonios considerado como hijos de Lilith.
El Nueve representa la sociedad y la finalización, así como el símbolo de la humanidad, la filantropía, la caridad, las cuestiones sociales y de gobierno. El Nueve es representativo del amor universal, del dar y la hermandad del hombre, así como vecinales, clubes, organizaciones, instituciones y el bien común. Las características positivas del nueve son el desinterés, el cumplimiento, la terminación, la universalidad, la comprensión universal, la interrelación, la compasión, el idealismo, la tolerancia, el perdón, la generosidad, la benevolencia, el humanitarismo, la emotividad y la justicia.
El nueve también se asocia con destacados artistas y pensadores que se inspiran en verdades universales.

Así las cosas, no parecen algunos de estos conceptos encajar bien con la imaginería tradicional de las gráficas de nuestra baraja Rider Waite. Todos los nueves, los cuatro nueves de los palos,  en muchas cubiertas del tarot muestran una figura solitaria, no alguien que interactúa en el proceso de dar a los demás. Sin embargo, el concepto es a menudo implícito en lugar de una muestra pura y simple. El aspecto solitario se hace eco directamente del ermitaño cuya búsqueda espiritual lo ha llevado a un lugar apartado y solo. Sus contribuciones a la sociedad pueden hacerse en la forma de escribir o de la tutoría, pero son aportes significativos.
Más allá de las ayudas, los logros son verdaderamente propios de uno. Mientras que otros pueden apoyar, enseñar, ayudar y contribuir a tu éxito, cuando se ha logrado algo que es tuyo y sólo tuyo. El resultado ideal es que por tu logro, tú está en condiciones de dar la espalda para ayudar a otros cruzan el umbral también y hacer que con tu ayuda, su logro sea su logro verdaderamente, como lo fue para ti.

El significado del nueveEl Nueve de Espadas es una carta angustiante tan solo mirarla y no parece haber mucho de un logro allí, pero si se mira de cerca se puede representar la batalla final con uno mismo, la mente de uno, que debe ser enfrentada y vencida. Es una noche oscura del alma, un momento en que los pensamientos de uno amenazan con sabotearlo  todo. Las espadas del pensamiento, la comunicación y la acción se convierten en armas contra uno mismo en lugar de herramientas de progreso. Esta es la noche típica antes del examen importante, el momento en que estás en completo asuste porque todo lo que estudiaste semanas o meses antes parece no haber servido de nada, el estudio solo se escapa de tu cerebro y no puedes recordar una sola cosa. Comienzas entonces a pensar que vas a fallar, que vas a terminar sin hogar y en la miseria, que eres un perdedor sin futuro. DETENTE! Todo este barro mental en el que solemos hundirnos nosotros mismos justo antes de un gran evento es típico e incluso podría ser necesario. Es como si tu mente está presente en todos los escenarios del peor caso posible para que pueda estar preparado, mentalmente, para cualquier curso que tomen los acontecimientos. O tal vez es la energía mental nerviosa que necesita ser gastada antes de poder relajarse lo suficiente para hacer realidad nuestro mejor destino. Este lugar en el palo de espadas es realmente donde la mente llega lo más lejos que puede ir, y en última instancia se puede ir más lejos. Agotas todas las posibilidades y por lo general terminas con acidez y pesadillas a causa de ella, siendo que el 99% de todos esos escenarios son irreales, improbables e inútiles de gastar tiempo en ellos. Sin embargo la mente necesita hacerlo con algún propósito quizá.
Esta forma de volverse Ermitaño, es nociva y encontramos en esta oscura noche que nosotros mismos creamos,  un largo y doloroso pesar innecesario, evitable acaso. Hay que luchar contra estos estados auto limitantes, o cuanto menos aprender a sacarles el debido provecho. El dolor ha de servir también para algo, ya que es un gran maestro, nos guste o no.

El significado del nueveEl Nueve de Copas es tradicionalmente llamada la tarjeta del deseo, de la satisfacción,  en el tarot. Suelen decir que si el Nueve de Copas aparece en una posición determinada, sin duda obtendrás lo que deseas. Bien. Lo que sea. Nunca ha funcionado así para mí. (O lo hizo? Ten cuidado de lo que deseas!) Esta es una carta muy feliz, al hombre en general se lo ve muy satisfecho de sí mismo. Orondo, pleno. La escena representada en la mayoría de las cubiertas con base de Rider Waite muestra a un hombre delante de una mesa de banquete con nueve copas sobre la mesa, pero en la carta Rider Waite clásica que todos conocemos, la mesa con copas se halla detrás de él, a sus espaldas.
Él es el anfitrión y está muy contento de poder compartir lo que tiene con sus invitados de honor. Aquí es donde la parte filantrópica, el dar, aparece, así como la emotividad, lo emocional, pasa a primer plano. Este tipo está tan movido emocionalmente que está “yendo a la enésima potencia”, “tirando la casa por la ventana” para aquellos que o bien quiere impresionar o ser generoso con ellos a cabo de una mayor motivación, una nunca puede estar segura de la verdadera intención… Es generoso o solo lo hace para impresionar? Depende el contexto de otras cartas, que seguramente aclararán esto en una lectura!
Él está “en las nubes” en este acto de entrega emocional. Esta carta también representa el aspecto “canal” de Yesod, en el que los sentimientos de este hombre se traducen en algo tangible y material a través de compartir su riqueza con los demás de una manera que los bendice. Esta carta lo muestra sólo él, no a sus clientes/invitados/huéspedes, debido a que el enfoque de los nueve está en su logro y los beneficios los cuales compartirá en un momento. Veo esta tarjeta, también, como un sentirse bien consigo mismo, sentirse feliz en el momento, estar lleno de buenos sentimientos y apreciar lo que tienes. Ha encontrado la copa que se dispuso a buscar en el Ocho de Copas anterior  y ahora, al menos por el momento, “lo tiene todo”.

El significado del nueveEl Nueve de Bastos, al igual que el 9 de espadas, muestra un aspecto más duro de los nueve. Éste es el valor y la determinación que se necesita para tener éxito. Esta carta representa ese último respiro antes de finalmente terminar lo que empezaste. Siendo bastos, el elemento fuego activo de tarot, esta carta se refiere principalmente a la energía necesaria para llevar algo a buen término. Cualquier mujer que haya dado luz a uno o más hijos, cualquier padre en realidad, puede comparar esta carta a la “mano de obra” que se necesita para responsabilizarse por una vida. La figura de la carta está mostrando el cansancio de sus ensayos, golpes y vendas, que evidencian que se ha pasado por mucho. Llega un punto en el trabajo cuando las cosas se ponen intranquilas y es por lo general justo antes del final. Ese es el tema general de esta tarjeta, el fin está cerca y esto es una re-unión de la energía para ese empujón final hacia la terminación. El camino ha sido duro, pues casi siempre lo es en cualquier aspecto de la vida y eso es para todos, y pese a que hay momentos de dudas o de querer “tirar la toalla”, esta carta sale para decir que pongas tu última enegía pues el logro será alcanzado y todo será recompensado, el esfuerzo, el desgaste, los golpes, las lágrimas. Es una carta esperanzadora en realidad, pero nos hace saber que nada es no será gratis y que todo lleva esfuerzo, dedicación y práctica…como dice el dicho: “1 % de inspiración y 99% de transpiración” verdad?

El significado del nueveEl Nueve de Oros, al igual que el Nueve de Copas, muestra a alguien que goza del fruto de su trabajo y con la posibilidad de compartir con los demás. Es una de las cartas más satisfactorias de la baraja. Podemos contar con los dedos de las manos las cartas mejores del tarot, y sin dudas el nueve de copas y el de oros están en esa lista, sin dudas.
Aunque la tarjeta muestra a una mujer sola en su riqueza, se da a entender que ella tiene la capacidad y los medios para ser una benefactora. El halcón entrenado puede representar a su comunicación con los demás, la forma en que envía partes de sí misma por el mundo que luego regresa a ella. Aquí es alguien que ha alcanzado un cierto pináculo, cierta altura en la vida, materialmente hablando, y este estado financiero cómodo y holgado le permite centrarse en otras actividades que alcanzan más allá de lo terrenal hacia el cielo. Esta comodidad material no siempre briba comodidad o satisfacción emocional, el dinero por lo general no hace a la felicidad, pero en esta carta particularmente esta sobre entendido que para la mujer sí, está plena financieramente y también en lo emocional.
A diferencia del Nueve de Copas, esta mujer no está en “las nubes ” emocionalmente, sus pies están firmemente plantados en la tierra. Ella tiene una estabilidad y una independencia que la libera. Hay una cierta sensación de contentamiento completo en sí mismo, tanto con ella con lo que la rodea y todas sus circunstancias.
Pero con toda esa plenitud, aún no es el final, aquí es el inicio de la plenitud que será completa en el diez, como lo será para el hombre de las 9 copas su carta diez, para el 9 de bastos el resultado del 10 y para la sombría carta del 9 de espadas el final aún más oscuro que propone el 10, tal vez la concreción de sus más negros escenarios imaginarios…como ya veremos cuando lleguemos a los diez en el tarot.

Opt In Image
HAZ AHORA TU LECTURA DE TAROT DEL DINERO GRATIS DE TIZIANA
Recibe orientación para tu situación financiera

 

Compartir
Mi nombre es Tiziana Prado y me gusta ayudar a las personas de la mejor forma en que puedo, tengo un blog gratuito: comotenersuerte.com y aquí ofrezco información específica sobre Tarot y mis lecturas de cartas para ayudarte a mejorar y orientar tu vida.

SIN COMENTARIOS

Dejar respuesta